Un movimiento por la paz encabezado por el poeta Javier Sicilia reclamó el lunes a los candidatos presidenciales su actitud frente a la situación de violencia que se padece en México y que ha dejado miles de víctimas.

En un encuentro entre los cuatro aspirantes a la presidencia de México y miembros del movimiento, Sicilia lamentó que ninguno hubiese pedido "perdón" a las miles de víctimas que no han recibido justicia en medio de la lucha contra el crimen organizado y la batalla que sostienen entre sí los carteles de las drogas.

Uno a uno, los candidatos llegaron hasta el histórico Castillo de Chapultepec en la capital del país para el encuentro con los representantes del llamado Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, cuya cara más visible se ha vuelto el poeta Sicilia, quien perdió a su hijo en marzo de 2011 a manos presuntamente de narcotraficantes en la ciudad central de Cuernavaca.

"Ni para usted, ni para su partido existen los casi 60.000 muertos, los casi 20.000 desaparecidos y los cientos de miles de desplazados", dijo Sicilia en un discurso que en sus líneas generales repitió ante cada uno de los candidatos.

Las cifras oficiales, que sólo contabilizan hasta septiembre del 2011, señalan que la violencia atribuida al crimen organizado ha dejado más de 47.500 muertos desde diciembre de 2006, cuando el gobierno del presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra el narcotráfico.

En el actual proceso rumbo a la presidencia, el candidato del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, encabeza las preferencias de prácticamente todas las encuestas con una ventaja de dos dígitos.

"Para México, usted representa el regreso al pasado, es decir, el regreso al origen de la corrupción de las instituciones que hoy se desborda", le dijo Sicilia a Peña Nieto, ex gobernador del populoso Estado de México, vecino a la capital.

El candidato del PRI señaló a Sicilia y a las víctimas o sus familiares que estuvieron en el encuentro que buscará eficacia de las instituciones para dar seguridad, mejorar la situación económica para generar más empleos, construir una estrategia nacional para abatir los niveles de violencia y apoyar el resarcimiento a las víctimas.

Aunque reconoció a su partido por haber apoyado la creación de una ley de víctimas, Sicilia le dijo a Peña Nieto que al oírlo sólo escuchaba un discurso frío. "No escucho su corazón... escucho un discurso frío muy acostumbrado al viejo PRI que nos aterra", comentó.

El segundo lugar de las preferencias electorales es disputado por la candidata del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, y el aspirante del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador. En un lejano cuarto lugar se ubica Gabriel Quadri, del minoritario Nueva Alianza.

Vázquez Mota, a quien Sicilia le dijo que junto con su partido y el presidente Calderón parecía que sólo tenía "imaginación para la violencia", fue la única candidata que pidió perdón por las víctimas.

"Yo sí pido perdón y disculpa por cualquier omisión que se haya dado en nuestros gobiernos", dijo la candidata del PAN, que ha gobernado en dos ocasiones continuas desde el 2000, cuando se convirtió en el primer grupo de oposición en derrotar al PRI que tuvo siete décadas de presidencias ininterrumpidas.

A López Obrador, quien por segunda ocasión repite como candidato de la izquierda, Sicilia le aseguró que para muchos representa la intolerancia, el mesianismo y la incapacidad de autocrítica.

El izquierdista, quien ha dicho que enfrentará la inseguridad mediante la creación de oportunidades económicas, rechazó ser autoritario ni mesiánico y dijo que la única manera que ve para resolver la violencia es un cambio de régimen, que a su juicio él representa.

Todos los candidatos se han manifestado por ajustar la estrategia de seguridad, aunque ninguno ha propuesto algo diametralmente distinto a lo realizado hasta ahora por el presidente Calderón, quien ha hecho del despliegue de miles de militares uno de sus pilares para enfrentar al crimen organizado.

Sicilia les aclaró que el encuentro no era para apoyar a alguno de los candidatos, sino para emplazarlos a avanzar en la construcción de una unidad nacional.