La alianza de los partidos venezolanos de oposición señaló hoy que la Administración del presidente Hugo Chávez desafía a la ONU al mantener su apoyo al Gobierno de Siria, donde hace 14 meses iniciaron unos enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y opositores que han dejado miles de muertos.

La alianza tejida por Chávez con el Gobierno de Siria "es ajena a nuestra vocación pacífica y democrática", ahonda el "aislamiento internacional" de Venezuela y constituye "un abierto desafío" a la ONU, dijo a Efe el coordinador adjunto del Área Internacional de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Edmundo González.

Recordó que el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, presentó un plan de seis puntos para dar una salida a la crisis en Siria, el cual estipula, entre otros aspectos, un alto el fuego, la retirada de las tropas de las ciudades, la liberación de los presos políticos, la entrada de ayuda humanitaria y el inicio de un diálogo entre las autoridades y la oposición.

De acuerdo con datos de la ONU, desde marzo de 2011 más de 10.000 personas han muerto en Siria por la violencia, unas 230.000 se han desplazado de forma interna y más de 60.000 han buscado refugio en países limítrofes, como Turquía y Líbano.

Aunque el alto el fuego lleva en vigor desde el pasado 12 de abril ha sido violado sistemáticamente por las partes.

El representante de la MUD informó al respecto que en las últimas horas la alianza antichavista emitió un comunicado en el cual repudia el apoyo de Chávez al Gobierno sirio, que califica de "dictatorial" y "genocida".

El texto de la MUD dice que los venezolanos se suman "al lamento y rechazo mundial por la matanza de civiles ocurrida el fin de semana en la población de Al Haula (...), que produjo que el régimen dictatorial de Bashar al Assad fuera objeto, por primera vez, de una declaración unánime por parte del Consejo de Seguridad" de la ONU.

"Incluso China y Rusia, hasta ahora renuentes a aceptar la responsabilidad del Gobierno sirio en la violencia de ese país, apoyaron la resolución y los esfuerzos del enviado especial Kofi Annan", añade el texto de la alianza antichavista.

Entre otras cosas, el texto rechaza, "en los términos más enérgicos" que el Gobierno de Chávez "no se haya pronunciado sobre el uso sistemático y atroz de la fuerza militar y policial siria contra la población civil y que continúe cooperando de diversas formas con el régimen de Assad, pese a la presión de la comunidad internacional por aislarlo".

También recuerda que el pasado 23 de mayo llegó a Siria un tercer cargamento de combustible venezolano y que el ministro venezolano de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, "aseguró que en el último año se ha enviado 600.000 barriles de diesel a ese país y que está dispuesto a enviar más".

El Gobierno de Chávez "realizó este nuevo envío a menos de 10 días de la ampliación de sanciones contra el Gobierno sirio por parte de la Unión Europea, en un nuevo intento de este organismo por frenar la situación de violencia en ese país", sostuvo la MUD.