El secretario de Seguridad Multidimensional de la OEA, Adam Blackwell, ofreció hoy a El Salvador el acompañamiento de ese organismo para consolidar la "tregua" entre pandillas que ha bajado los homicidios en el país.

"Estamos ofreciendo una misión de acompañamiento", para "asegurar que esto funcione", dijo el alto cargo de la Organización de Estados Americanos (OEA), aunque aclaró que no hay ninguna propuesta concreta al respecto.

Blackwell está desde el sábado en El Salvador, donde permanecerá hasta el próximo viernes para conocer el proceso derivado de la "tregua" entre las pandillas más violentas del país, alcanzada en marzo pasado con la mediación del obispo castrense, Fabio Colindres, dijeron a Efe fuentes oficiales.

La visita de Blackwell fue anunciada hoy mismo por el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, en declaraciones a periodistas, horas antes de que el funcionario de la OEA brindara una rueda de prensa con el ministro de Seguridad, David Munguía Payés.

Blackwell dijo que vino a El Salvador "a invitación del ministro" Munguía Payés "para tratar de ver cómo la OEA puede acompañar y observar este proceso".

"Queremos trabajar mano a mano con el Gobierno; hay una enorme oportunidad aquí, que va a necesitar construcción, paciencia, por eso queremos acompañar", agregó.

Comentó que es fácil ser escéptico ante un hecho como una "tregua" entre las dos pandillas más violentas de El Salvador, la Mara Salvatrucha (MS) y la Mara 18 (M18).

Sin embargo, remarcó que "es una oportunidad histórica para buscar una forma de recuperar una sociedad que ha sido lesionada, que ha vivido 15, 18 homicidios por día", pero que ahora son entre cuatro y cinco, según las autoridades salvadoreñas.

Blackwell informó que hoy visitó el presidio de Quezaltepeque, en el noreste de San Salvador, donde, dijo, constató las malas condiciones en que permanecen los reos, que le manifestaron que quieren recibir un trato más humano.

También tiene previsto reunirse con otros funcionarios salvadoreños y representantes de países donantes que pudieran apoyar la consolidación del proceso de las pandillas, "pero no tenemos un proyecto concreto", aclaró.

Blackwell consideró que es posible adaptar en Honduras el proceso que se vive en El Salvador, aunque matizó que no es partidario de hacer comparaciones entre países.

Recordó que él es miembro, junto a otros expertos hondureños y extranjeros, de una comisión que busca reformar la seguridad pública en el país vecino.

El pasado miércoles, tras reunirse con Munguía Payés en San Salvador, los ministros de Seguridad de Honduras y Guatemala, Pompeyo Bonilla y Héctor López, respectivamente, expresaron su interés en adaptar la "tregua" de la MS y la M18.

Sin embargo, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, aclaró al día siguiente que su Gobierno no dialogará con pandillas.

Funes reafirmó hoy que su Gobierno no ha negociado con las pandillas y que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, visitará El Salvador a finales de junio próximo, "para conocer mejor esta experiencia" de la "tregua".

La visita de Insulza, por invitación del Gobierno salvadoreño, fue anunciada el pasado 9 de mayo por la OEA en Washington.

Una encuesta publicada el viernes por el diario La Prensa Gráfica indicó que el 52,3 por ciento de los salvadoreños cree que sí han bajado los homicidios, pero el 45 por ciento considera que es producto de un acuerdo entre las pandillas y el Gobierno, mientras que el 37,3 por ciento cree en la "tregua" entre maras.