El jefe de la Comisión Electoral Central (CEC) palestina, Hana Nasser, llegó hoy a Gaza para reiniciar el trabajo del organismo en la franja, en un nuevo paso hacia la reconciliación política palestina que debería dar lugar al inicio mañana de consultas para formar un gobierno de unidad.

Nasser, acompañado de otros tres altos cargos de la CEC procedentes de Ramala, entró en Gaza a través del paso fronterizo israelí de Erez, con el objetivo de reactivar en el territorio controlado por Hamás el funcionamiento de la comisión, que permanece inoperativa desde 2006.

La llegada de Nasser supone la implementación de uno de los puntos del acuerdo de reconciliación palestina, firmado en mayo de 2011 en El Cairo y reiterado el pasado mes de febrero en Doha, por el que el nacionalista Fatah y el islamista Hamás se comprometen a crear un gobierno de unidad que organice comicios generales y presidenciales en los territorios palestinos.

Azzam el Ahmad, que encabeza la delegación de Fatah en las negociaciones de reconciliación y se encuentra en Cairo, confirmó a Efe por teléfono que la CEC empezará a trabajar hoy en Gaza y mañana se iniciarán consultas para la formación de un Ejecutivo acordado entre las dos facciones.

"Hemos sido muy claros desde el principio en que las consultas para formar un Ejecutivo transitorio de unidad empezarían justo después de que el Gobierno de Hamás en Gaza permita operar a la comisión electoral", declaró Ahmad.

Está previsto que el presidente palestino, Mahmud Abás, inicie mañana un periodo de diez días de consultas con las diferentes facciones para determinar los nombres que conformarán el nuevo gabinete, que encabezará el mismo y deberá anunciarse el próximo 6 de junio.

La función del Ejecutivo sería la organización de comicios en el plazo de seis meses.

Nasser será recibido hoy por el jefe del gobierno de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, y ambos anunciarán conjuntamente la puesta en marcha de la comisión electoral, a la que hasta ahora los islamistas impedían trabajar en la franja.

Una de las principales tareas de este organismo será la actualización del censo de votantes, al que se espera que se añadan entre 250 y 300.000 gazenses que no estuvieron llamados a votar en los últimos comicios, de 2006, que ganó Hamás con mayoría absoluta.

La celebración de elecciones es esencial para la reconciliación de las principales facciones palestinas, enfrentadas desde la toma del poder en Gaza por Hamás en junio de 2007, así como para la legitimación de los organismos legislativos y ejecutivos.

El Parlamento palestino permanece suspendido desde hace cinco años y Abás continúa ejerciendo de presidente aunque su mandato expiró hace ya más de tres años.