Las autoridades hondureñas incineraron hoy 439 kilos de cocaína incautados el pasado día 11 en el Caribe del país centroamericano, en una operación conjunta con agentes antinarcóticos de Estados Unidos que dejó cuatro muertos, informó una fuente judicial.

El portavoz del Ministerio Público, Carlos Vallecillo, dijo a Efe que la incineración de la droga, valorada en más de 5 millones de dólares, fue ordenada por un juez.

El cargamento de cocaína fue confiscado el pasado día 11 durante una operación conjunta de las fuerzas de seguridad de Honduras y la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA, por su sigla en inglés).

Cuatro civiles murieron, de ellos dos mujeres embarazadas, y otros cuatro resultaron heridos en esa operación, que la organización no gubernamental hondureña Ecos de la Mosquitia calificó como un "vil asesinato" cometido por los agentes estadounidenses.

Por su parte, el director de la Policía de Honduras, José Ricardo Ramírez, dijo a Efe que en la operación participaron agentes de la DEA, pero que ellos "no dispararon" durante el "intercambio" de fuego que "dejó personas muertas y heridas".

En 2011 las autoridades policiales y militares de Honduras decomisaron más de 22 toneladas de cocaína en varias operaciones en el Caribe, algunas de ellas en coordinación con guardacostas de Estados Unidos.