Un incendio forestal que se extendía el lunes en más de 78 kilómetros cuadrados (30 millas cuadradas) de la Península Superior de Michigan consumió casi 100 estructuras, de las cuales un tercio eran casas y cabañas.

La pérdida de propiedad incluyó al centro turístico Pike Lake Resort, cerca de Pike Lake, en el condado de Luce.

"Todavía confiaba en que detuvieran las llamas", dijo la propietaria Diane Rickets. "Con mi esposo ausente, no emprenderé la reconstrucción. Simplemente nos iremos, viviremos al día y veremos qué pasa", apuntó.

El incendio en Duck Lake comenzó la semana pasada con la caída de un relámpago y destruyó más de 8.903 hectáreas (22.000 acres), pero para el lunes estaba contenido en 51%, dijo el departamento estatal de Recursos Naturales.

Algunas zonas de Michigan están extremadamente secas y ávidas de lluvia. Están prohibidos los fuegos artificiales y las quemas de maleza en 49 de los 83 condados del estado, en especial en el norte de Michigan.

El Departamento dijo que el fuego destruyó 95 estructuras, entre ellas 34 casas y cabañas. No se han reportado muertos ni heridos.

Los encargados de combatir el incendio explicaron el domingo las acciones emprendidas para ayudar a 200 personas en Newberry, una comunidad próxima a las llamas, 120,7 kilómetros (75 millas) al noroeste del Puente Mackinac.

La estrategia contra el incendio forestal incluyó aeronaves que arrojaban agua.

"No sabía cuál sería la reacción (de la gente)", señaló Dennis Nezich, portavoz del Departamento. "Las personas fueron muy amables, escucharon", agregó.