Una explosión ocurrida el lunes causó estragos en el interior de un edificio lleno de pequeños locales comerciales en el centro de la capital keniana y heridas a 33 personas, entre ellas una mujer que culpó de la detonación a un "hombre con barba" que dejó en el lugar una bolsa antes de la explosión, informó la policía.

Funcionarios de la policía habían dicho inicialmente que la causa de explosión pudo haber sido una falla eléctrica, pero el primer ministro indicó que el acto fue deliberado. Al-Shabab — un movimiento de resistencia islámica de Somalia — había amenazado con perpetrar un ataque de este tipo.

"Este es un acto atroz", dijo el primer ministro Raila Odinga mientras visitaba el lugar de la explosión. "Ellos buscan asustarnos. Pero no nos asustaremos".

La fuerza del estallido hizo añicos la esquina frontal del techo de aluminio del inmueble, rompió ventanas en el edificio y artículos en venta — como ropa y zapatos — quedaron esparcidos por el suelo. Pero un alto edificio contiguo con exterior de cristal parecía no tener daños de consideración.

Hablando con The Associated Press desde una cama de hospital en Nairobi, Irene Wachira aseguró que un hombre con barba llegó a un local cercano en tres ocasiones y actuó como si estuviera interesado en comprar algo. Wachira agregó que la tercera vez, el hombre llegó con una bolsa que dejó en el lugar. La explosión sucedió poco después, dijo.

Wachira, una vendedora de una tienda en el inmueble, describió al hombre como alguien de "apariencia árabe" debido a su piel relativamente blanca. Un médico que pidió mantener el anonimato dijo a la AP que otra persona herida en la detonación informó que un hombre de apariencia somalí abandonó la bolsa.

Funcionarios de la policía que fueron los primeros en llegar al lugar titubearon al considerar el incidente un acto terrorista, dada la ausencia de metralla. La compañía Kenya Power descartó que una falla en la instalación eléctrica fuera la causa del estallido.

La policía emitió posteriormente un comunicado en el que informó que se desconoce la causa de la explosión e investiga la posibilidad de que un artefacto explosivo improvisado haya sido detonado.