El papa Benedicto XVI recibió el lunes en audiencia a la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla Miranda, a quien saludó en español con un "Buenos días, presidenta".

La mandataria le respondió "Mucho gusto de conocerle", y le agradeció por haberla recibido. El Sumo Pontífice y Chinchilla mantuvieron una conversación privada que se prolongó durante 22 minutos.

Concluida la audiencia, entró en la biblioteca papal el séquito, formado por el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Enrique Castillo Barrantes; la ministra de Agricultura, Gloria Abraham, y el embajador de Costa Rica ante la Santa Sede, Fernando Sánchez.

Chinchilla regaló al Papa un cuadro con dos grabados hechos a mano por artesanos costarricenses, mientras que Benedicto XVI le donó la medalla de oro de su pontificado.

Posteriormente, la presidenta costarricense se entrevistó con el secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, y con el ministro de exteriores de la Santa Sede, el arzobispo Dominique Mamberti.

Es la segunda vez que el Papa recibe a un presidente de Costa Rica, la vez anterior fue en mayo de 2006, cuando Benedicto XVI le concedió una audiencia a Oscar Arias Sánchez.

Chinchilla realiza una gira por varios países europeos, entre ellos Francia, Alemania y Suiza.