La secretaria de Estado de Presupuestos de España, Marta Fernández Currás, aseguró hoy que "no hace falta ningún rescate europeo" por las necesidades de capital de la banca española, incluida la situación de Bankia.

También dijo que "la situación está debidamente reconducida" con los fondos públicos disponibles.

Fernández Currás recordó, en declaraciones a la prensa, que "el proceso de recapitalización de las entidades está en curso" y el sector público español pondrá los fondos "que hagan falta" en forma de capital o préstamos, respetando, en todo caso, "la rentabilidad precisa".

La secretaria de Estado se declaró "razonablemente satisfecha" con el nivel de transparencia de la operación de recapitalización de Bankia, el cuarto grupo financiero español, que precisará capital público por valor de más de 23.000 millones de euros.

Acerca de la posibilidad de que se ponga en marcha una comisión de investigación parlamentaria sobre la entidad, la secretaria de Estado dijo que, a su juicio, "la información que se requiere en este momento existe y se dispone de ella".

Fernández Currás señaló también que considera que resulta "muy apresurado" adelantar cuáles serán las necesidades de capital público del resto de las entidades españolas, que podrían llegar a 30.000 millones según publican hoy algunos medios.

La secretaria de Estado destacó que el nuevo decreto-ley de saneamiento del sistema financiero aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy es "muy exigente" y "se está poniendo en funcionamiento", con unos requisitos "bien importantes desde el punto de vista de las provisiones y la capitalización".

Su análisis es que este decreto "tiene visión macroeconómica muy importante" para "apuntalar" el sistema financiero, al tiempo que crea unos vehículos de gestión inmobiliaria "que permitan digerir el problema" de la gran exposición de la banca española al "ladrillo".

Por esa razón, pidió esperar a que surta sus efectos antes de empezar a especular sobre un tercer real decreto para una nueva reforma del sistema financiero.

Las acciones de Bankia caían hoy el 26,75 % en su regreso a la cotización bursátil, después de conocerse el importe de la ayuda que necesitará para sanearse, que supera los 23.000 millones de euros.

La prima de riesgo española, que mide el diferencial entre la rentabilidad del bono alemán a diez años y su equivalente nacional, alcanzó hoy su máximo histórico, se resentía también de las dudas sobre el sector financiero español y subía hasta la cifra récord de 509,9 puntos básicos, dos horas después de la apertura del mercado.