El Banco Central Europeo (BCE) considera que a la deuda de España a diez años no le corresponde un interés del 6 % o superior dado el potencial de la economía española.

"Un 6 o más de un 6 % no es el tipo de interés de la deuda a diez años que corresponde a un país con el potencial de crecimiento, la diversificación y el tamaño de la economía española, pero hay que recuperar la confianza (del mercado)", dijo a Efe el miembro del comité ejecutivo del BCE José Manuel González-Páramo, cuyo mandato concluye el 31 de mayo.

González-Páramo descartó que sean "los especuladores los que están detrás de todo esto, creo que es un asunto de más calado".

"Especulación en el mercado la hay por definición. En los mercados siempre hay especuladores que juegan una función no necesariamente negativa, señalizan precios, identifican huecos, dan liquidez al mercado, claro que no lo hacen por razones altruistas", afirmó quien ha sido responsable de las áreas de Operaciones de Mercado, Billetes, Control de Riesgos, Informática, Investigación y Estadísticas en el BCE.

"El mercado de deuda italiano es muy líquido tradicionalmente y muy profundo y vemos una cosa similar. No es un asunto de especulación, tiene raíces más de fondo y muchas de ellas se asocian con la política económica de los respectivos países", aseguró González-Páramo.

Añadió que "el mercado espera que España e Italia perseveren en las reformas. Es lógico que después de un tiempo muy largo en el que un país no ha reformado aquello que tenía que reformar, el mercado quiera comprobar que esas reformas van a producir el resultado que se espera de ellas".

Según el miembro saliente del comité ejecutivo del BCE es necesario "perseverar en la aplicación de las reformas y profundizar aquellas que traigan consigo mayor crecimiento, entonces veremos como la prima de riesgo empieza a disminuir".

González-Páramo consideró que la situación de España no es comparable a la de otros países como Grecia, Irlanda y Portugal, que fueron rescatados cuando sus primas de riesgo alcanzaron un nivel del 7 %.

"No hay dos situaciones iguales, hay que mirar que las economías tienen un grado de diversificación diferente, la exposición al sector exterior es distinta y un nivel de deuda muy diferente también", enfatizó González-Páramo.

"Al no haber dos situaciones iguales no tiene sentido comparar los tipos de referencia de un país y de otro", dijo.

Preguntado por los llamamientos del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para que el BCE intervenga, González-Páramo señaló que "lo mejor que puede ocurrir en relación con el banco central es que se hable poco de lo que éste debe hacer, por la independencia con la que debe actuar y la misión encomendada".