Ecuador está trabajando para la creación de la figura de "femicidio", un tipo de delito que sería válido también "para las parejas del mismo sexo que mantengan relaciones estables", indicó hoy a Efe el fiscal general ecuatoriano, Galo Chiriboga Zambrano.

Chiriboga Zambrano se encuentra en Madrid antes de viajar a Quito, y tras realizar una visita a Italia donde, el pasado jueves, se entrevistó con los fiscales encargados de llevar el conocido como el caso "narcovalija", en el se encuentran implicados cuatro ciudadanos ecuatorianos.

En una entrevista con Efe en la embajada de Ecuador en Madrid, el fiscal general de Ecuador explicó las reformas judiciales que se están llevando a cabo en su país y que incluyen, entre otros temas, la tipificación de los delitos relacionados con la violencia de género.

"Hemos propuesto la creación de la figura del 'femicidio'. Hemos creado ese tipo penal y estamos incorporando varias de las acciones que se producen a nivel intrafamiliar", detalló.

Chiriboga Zambrano subrayó que ese delito sería válido también para las parejas homosexuales.

"No reconocemos esa unión, pero creemos que el derecho para ellos debe ser igual", dijo.

En ese terreno, recordó que Ecuador cuenta ya con una Ley de Violencia de Género, en la que se ha trabajado "fuertemente", y "creo que las mujeres han marcado un papel histórico, es decir, han sacado a la luz pública delitos que no eran visibles hasta ahora".

"La Ley lo que ha hecho es visibilizar los delitos de género y en ese sentido creemos que el país está avanzando bien, aunque siempre habrá que hacer mucho más", afirmó.

Sin embargo -puntualizó- "creo que este tipo de delitos no se terminan con una ley de género o de violencia. Se necesita todo un cambio cultural que impida esa posición de dominio del hombre sobre la mujer".

Chiriboga Zambrano explicó que el sistema judicial ecuatoriano se encuentra en pleno proceso de "modernización y cambio".

"Estamos modernizando totalmente la Justicia, es decir, dotándola de mucha tecnología y capacitación", dijo.

Asimismo señaló que, a su juicio, el futuro de la Justicia en Ecuador pasa por varios ejes: la independencia, los recursos económicos con los que se cuente, la capacitación y la mejor experiencia para investigar, sobre todo en el campo penal.

"En eso estamos avanzando significativamente. Creo que a la vuelta de cinco o seis años vamos a tener una policía técnicamente preparada y unos fiscales con mayor capacidad de investigación, sobre todo en la investigación criminal del delito", añadió.

El fiscal general ecuatoriano se refirió a la necesidad de mejorar la "eficiencia" del sistema, es decir, "que las causas que llevemos ante los jueces terminen en sentencia, da igual que sea absolutoria o condenatoria".

"El problema es que ahora el sistema no es lo suficientemente eficaz y los procesos se quedan en el camino. Sólo el 18 ó 20 por ciento de las causas que investigamos llegan a sentencias", explicó.

En ese sentido, precisó, que "no todas esas causas deben llegar a sentencias" porque, en el camino "se puede llegar a acuerdos reparatorios, es decir, procedimientos que tengan una resolución a favor de la víctima".

Chiriboga Zambrano señaló los "delitos flagrantes" como los más complejos de llevar a las cortes ecuatorianas.

"Es decir, si te roban la cartera y el ladrón huye es técnicamente muy difícil de identificar, pero en el caso de que se le detenga en el momento y reconozca ser el autor, debemos tener un procedimiento para rápidamente procesarle con una condena o una reparación a la víctima", apuntó.

En definitiva -concluyó- "se trata de, en términos taurinos, que el sistema funcione más 'dándole puerta al toro' en estos casos".

La pasada semana Chiriboga Zambrano se entrevistó en Madrid con su homólogo español, Eduardo Torres-Dulce, a quien le expuso la iniciativa de crear una Corte Penal Internacional en el marco de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

Sobre ese asunto recordó hoy que en junio presentará la propuesta en el marco del Mercosur, donde espera recabar apoyos para sacar adelante un proyecto que considera "aumentará la eficacia en la región contra delitos como la corrupción o el narcotráfico".