Dos hombres se prendieron fuego el domingo frente a un templo que es visitado popularmente por los turistas en Lhasa, siendo la primera vez que una ola reciente de inmolaciones en protesta por el régimen chino llega a la intensamente resguardada capital tibetana.

La agencia de noticias Xinhua informó que uno de los hombre murió y el otro estaba hospitalizado después que se prendieron fuego el domingo frente el templo de Jokhang. La noticia citaba declaraciones de un funcionario del Partido Comunista que responsabilizaba del incidente a las fuerzas separatistas.

Xinhua dijo que los hombres fueron llevados por las autoridades dos minutos después que se habían prendido fuego.

Se ha producido por lo menos 34 inmolaciones desde marzo del año pasado a fin de captar atención por las restricciones impuestas por China al budismo y pidiendo el regreso del líder espiritual tibetano, el Dalai Lama. Por lo general las inmolaciones han tenido lugar en las áreas tibetanas de China, pero sólo una había ocurrido en el Tibet y ninguna en la capital.

Las autoridades china han confirmado sobre algunas de las inmolaciones el año pasado pero no todas.

Las protestas han sido raras en la remota Tibet y en Lhasa en particular debido a la intensa vigilancia policial que se ha acrecentado en el área desde que estallaron los disturbios contra el gobierno en Lhasa en el 2008.