Los mercados bursátiles griegos se recuperaron con fuerza el lunes de su nivel más bajo en 22 años ante la esperanza de que un partido con posturas en favor del rescate financiero internacional gane una crucial elección nacional el mes próximo, lo que evitaría una catastrófica ruptura con los acreedores internacionales y mantendría al atribulado país dentro del grupo de naciones que comparten el euro.

El principal índice bursátil en Atenas cerró con un avance de 6,9%, con el maltrecho sector bancario apuntándose sólidas ganancias.

Cuatro sondeos publicados el domingo revirtieron las tendencias previas al indicar que el partido conservador Nueva Democracia podría ganar las elecciones del 17 de junio, superando ligeramente al partido de izquierda radical Syriza, que se opone a las medidas de austeridad. Si bien los conservadores no obtendrían una mayoría en el gobierno, las encuestas indicaron que podrían formar un gobierno de coalición con el partido socialista PASOK, que también ha prometido respetar los compromisos de austeridad de Grecia.

El endeudado país se mantiene a flote gracias a enormes préstamos internacionales de rescate financiero, otorgados a condición de severos recortes y reformas que han degradado la calidad de vida. Sin embargo, la austeridad también causó un enorme resentimiento popular hacia Nueva Democracia y PASOK, los dos partidos que aceptaron las condiciones. Los votantes expresaron ese enojo claramente en las elecciones del 6 de mayo, dando un impulso a los partidos que se oponen al rescate financiero. Pero el proceso electoral resultó inconcluso, pues ninguno de los partidos logró crear un gobierno de coalición, lo que obligó a Grecia a sostener nuevos comicios el próximo mes.