La clase y la garra del escolta argentino Manu Ginóbili se convirtió en la clave que permitió a los Spurs de San Antonio vencer por 101-98 a los Thunder de Oklahoma City en el primer partido de las finales de la Conferencia Oeste que disputan al mejor de siete.

La inspiración encestadora de Ginóbili, que consiguió 26 puntos, incluidos 11 en el cuarto periodo, hizo posible que los Spurs pudiesen remontar una desventaja de nueve tantos con los que concluyó el tercer periodo (62-71).

La victoria, la decimonovena consecutiva que consiguen los Spurs, les dio ventaja de 1-0 en la eliminatoria cuyo segundo partido se jugará el próximo martes en el mismo escenario del AT&T Center de San Antonio.

Spurs están a sólo otra victoria más de ser el cuarto equipo que logran alcanzar la racha de 20 triunfos consecutivos en la fase final.

Ginóbili fue decisivo en los momentos claves del cuarto periodo al romper a la defensa de los Thunder. Su canasta con una penetración impecable a falta de un minuto y 10 segundos le dio a los Spurs la ventaja parcial de 96-89 que ni los tres triples logrados por el escolta James Harden pudieron superar.

La superioridad ofensiva que mostraron los Thunder en la recta final del tercer periodo hizo que el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, diese la orden de jugar más duro y agresivo que nunca si querían dar la vuelta al marcador.

El resultado no pudo ser más elocuente, los Spurs no sólo recuperaron su propia identidad de equipo luchador sino que dejaron de aparentar ser inferiores a los Thunder como se mostraron en los tres primeros cuartos.

Ginóbili jugó 34 minutos en los que anotó 9 de 14 tiros de campo, incluidos 3 de 5 triples, y estuvo perfecto desde la línea de personal (5-5), capturó cinco rebotes, repartió tres asistencias y recuperó un balón.

"Nos dominaron durante la primera parte, nos pusieron bajo sus pies porque no fuimos agresivos, pero en la segunda parte todo cambió y fuimos nosotros los que nos impusimos", declaró Ginóbili.

El resurgir de Ginóbili hizo que también lo acompañasen en los momentos decisivos el base francés Tony Parker que se encargó de asegurar la victoria con los tiros de personal y aportó 18 puntos, ocho rebotes y seis asistencias.

Mientras que el veterano pívot Tim Duncan logró un doble-doble de 16 puntos, 11 rebotes, dos asistencias y un tapón, que le permitieron ser el líder en el juego bajo los aros, donde los Spurs capturaron 50 balones por 43 de los Thunder.

El escolta reserva Gary Neal logró 12 puntos y completó la lista de los cuatro jugadores de los Spurs que tuvieron dobles dígitos, mientras que como equipo lograron un 46 (38-83) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 33 (8-24) de triples, comparados al 42 (35-83) y 39 (9-23), respectivamente, de los Thunder.

Los Thunder con el alero Kevin Durant como líder, que aportó un doble-doble de 27 puntos, 10 rebotes, cuatro asistencias, dos recuperaciones de balón y tres tapones, dominaron el partido hasta que en el cuarto periodo surgió la mejor versión de los Spurs.

Además, el base Russell Westbrook no estuvo acertado en el juego ofensivo y sus 17 puntos no ayudaron porque falló 14 de 21 tiros de campo.

Los 19 puntos de Harden tampoco pudieron ayudar porque los últimos nueve logrados, con tres triples en la recta final del partido, llegaron demasiado tarde, cuando el efecto Ginóbili ya había asegurado la victoria.

El alero-pívot Serge Ibaka jugó 22 minutos en los que aportó cinco puntos al anotar 1 de 3 tiros de campo y 3 de 3 desde la línea de personal, capturó siete rebotes, dio una asistencias, recuperó un balón y puso dos tapones.