La coalición de la OTAN, que encabeza Estados Unidos, lanzó un ataque aéreo en el que perecieron al menos ocho integrantes de una familia en el este de Afganistán, dijeron el domingo las autoridades.

La coalición señaló que estaba al tanto de las presuntas bajas civiles y que investigaba el incidente, ocurrido la noche del sábado en la provincia de Paktia.

"Reconocemos que las fuerzas de la coalición efectuaron la noche anterior una operación contra un gran número de insurgentes en la provincia de Paktia y también estamos al tanto de las versiones de prensa de hoy sobre las denuncias de bajas civiles en esa zona", dijo el teniente coronel del ejército, Jimmie Cummings, portavoz de la coalición de la OTAN.

"Estamos examinando el asunto y difundiremos mas información si es apropiado", agregó.

El Talibán causa con sus acciones más muertes de civiles que de efectivos extranjeros, pero la pérdida de vidas en el fuego cruzado del conflicto que ha durado una década persiste como un factor de fricción entre el presidente Hamid Karzai y los socios internacionales del mismo.

A principios de mayo, el presidente afgano advirtió que las bajas civiles resultantes de los ataques aéreos de la OTAN podrían socavar el acuerdo de sociedad estratégica que firmó en fecha reciente con Estados Unidos.

Rohullah Samon, portavoz del gobernador de la Provincia de Paktia, dijo que Mohammad Shafi, su esposa y sus seis hijos murieron en el ataque aéreo, ocurrido a las ocho de la noche en la aldea de Suri Khail, en el distrito de Gurda Saria.

"Shafi no era un talibán. No pertenecía a algún grupo opositor al gobierno. Era un aldeano", señaló Samon. "En este preciso momento estamos trabajando sobre este caso para determinar las edades de sus hijos y cuántos eran hombres y cuántos mujeres", apuntó.

La muerte de civiles en ataques aéreos de la OTAN erosiona la confianza del pueblo afgano en las fuerzas extranjeras.

En otros sucesos, la OTAN dijo el domingo que cuatro de sus efectivos perdieron la vida el día anterior en estallidos de bombas separados en el sur de Afganistán.

La OTAN no facilitó mayores detalles sobre estas acciones ni de las nacionalidades de los fallecidos, aunque uno fue un soldado británico que cayó por una explosión en la región de Nahr-e Saraj, provincia de Helamnd, en el sur.

El ministerio del Interior de Afganistán dijo el domingo que seis insurgentes fueron muertos el día anterior en operaciones conjuntas en cuatro provincias del este del país. Otros tres rebeldes murieron cuando les estallaron las bombas que intentaban colocar en diversas partes en las provincias de Helmand y Kandahar.

___

Mirwais Khan, periodista de The Associated Press, en Kandahar, contribuyó a este despacho.