Más de cien mil opositores georgianos se manifestaron hoy contra el presidente, Mijaíl Saakashvili, en lo que supone el inicio de la campaña para las elecciones parlamentarias de octubre.

"Sabemos con quién estamos tratando. En nuestra contra está únicamente un hombre muy cobarde", aseguró el multimillonario georgiano Bidzin Ivanishvili, el nuevo líder de la oposición del país caucasiano, según agencias locales.

Ivanishvili, que fundó recientemente el partido Sueño Georgiano que ha logrado aglutinar a casi toda la oposición, subrayó que "la irresponsabilidad de las autoridades ha puesto bajo amenaza la misma supervivencia de Georgia como Estado".

"Nuestro país se encuentra al borde de la perdición (...), el país puede desaparecer y no podemos continuar así. De ahí mi decisión de entrar en política, esto no es un deseo, es mi deber", dijo.

Los opositores que portaban pancartas en las que se podía leer el ya clásico lema "Misha (Mijaíl), vete" contaron con el respaldo de músicos y famosos como el recién retirado futbolista Kakha Kaladze, antiguo jugador del Milán.

"Hemos comenzado la lucha por la justicia y la unificación de Georgia para que nuestro país sea miembro de pleno derecho de la Unión Europea, de la OTAN de y otras organizaciones internacionales", proclamó Ivanishvili, haciendo así suyos los objetivos declarados de Saakashvili.

El líder opositor aseguró también que de aquí a las elecciones legislativas de octubre se propone "unir en un mismo puño a todo el país".

Al acto opositor, que fue permitido por las autoridades, se sumó también la formación de la expresidenta del Parlamento Ninó Burdzhanadze, antigua aliada de Saakashvili y ahora su acérrima enemiga.

Por otra parte, esta misma semana el Parlamento georgiano allanó el camino para que Ivanishvili pueda presentarse como candidato a la presidencia georgiana en las elecciones de 2013.

Los ciudadanos de la Unión Europea nacidos en Georgia y que hayan permanecido al menos durante los últimos cinco años en territorio georgiano podrán participar en las elecciones, según una enmienda a la Constitución aprobada por el Parlamento.

Hasta ahora Ivanishvili, cuya fortuna personal se estima en 5.500 millones de dólares, no podía liderar su propio partido, ya que Saakashvili le privó de la ciudadanía el pasado año por decreto presidencial, cuatro días después de que anunciara su apoyo a la oposición.

Ivanishvili aboga por la normalización de las relaciones con Rusia, que reconoció la independencia de las regiones georgianas separatistas y prorrusas de Abjasia y Osetia del Sur, al tiempo que rechaza las acusaciones de que su partido sea un proyecto del Kremlin porque el magnate tiene muchos negocios en ese país.

Todos los sondeos señalan que el nuevo partido será el gran rival del Movimiento Nacional Unido, que lidera Saakashvili, en las elecciones legislativas de octubre.

La embajada de EEUU, cuyo principal aliado en el explosivo Cáucaso es precisamente Georgia, ha pedido a las autoridades que no conculquen los derechos de la oposición durante la campaña electoral.

De hecho, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, abordará estos y otros asuntos durante la reunión que mantendrá con Saakashvili y la oposición el próximo 5 de junio durante una visita a Georgia.

Por el momento, se desconoce si Saakashvili dejará la política cuando expire su segundo mandato presidencial el próximo año, ya que la Constitución georgiana impide más de dos mandatos consecutivos.

Según algunos analistas, el líder georgiano tiene intención de asumir la jefatura del Gobierno, en caso de la victoria de su partido en los comicios parlamentarios.