Varias decenas de opositores rusos fueron detenidos hoy en Moscú por la policía antidisturbios en varias acciones de protesta pacífica que no habían recibido autorización oficial.

"¡Vergüenza!", gritaban los activistas detenidos junto a un furgón policial ataviados con sus cintas blancas, símbolo del movimiento opositor, según informan las agencias locales.

Al menos 35 militantes de los opositores fueron detenidos en la histórica calle Stary Arbat, donde se ha concentrado un gran número de personas, que no portan pancartas ni pronuncian eslóganes antigubernamentales.

"Esto es un desastre. Es nuestra ciudad y tenemos derecho a pasear", denunció Ludmila Alexéyeva, veterana disidente soviética y rusa.

La acción, llamada "desfile de blanco", fue convocada en la plaza Roja de Moscú por la Liga de Electores, organización que vela por la limpieza de los comicios, parlamentarios y presidenciales, cuyos resultados la oposición considera falsificados.

Más de un centenar de activistas vestidos completamente de blanco pasearon por la plaza Roja y las inmediaciones del Kremlin ante la atenta mirada de la policía, que no intervino en este momento y solo procedió a las detenciones cuando los manifestantes se desplazaron a Stary Arbat.

"En 'Ocupa Arbat', unas 100 personas fueron detenidas en las cercanías, y otras 80 en 'Ocupa Arbat' mismo", afirmó en Twitter una activista, si bien otras fuentes no confirmaron inmediatamente estas cifras, según el diario digital Gazeta.ru.

También se produjeron detenciones en un mitin político protagonizado por el partido liberal Yábloko y que sí había recibido autorización del ayuntamiento.

La Duma o Cámara de diputados de Rusia tiene previsto aprobar en breve una controvertida ley que castiga con cuantiosas multas a los manifestantes que incumplan las normas de celebración de actos públicos.

La pasada semana ya fueron aprobadas en primera lectura unas multas de hasta 1,5 millones de rublos (50.000 dólares) para los organizadores y de hasta un millón (33.000 dólares) para los participantes que incumplan las normas de los mítines.

La reforma del código de infracciones administrativas fue planteada por el partido oficialista Rusia Unida días después de la multitudinaria manifestación del pasado 6 de mayo, que tras reunir a decenas de miles de personas en Moscú derivó en enfrentamientos con la policía y terminó con más de 400 detenidos.

El presidente de la Duma, Serguéi Narishkin, ha adelantado que la nueva ley será aprobada antes de la próxima protesta multitudinaria de la oposición prevista para el 12 de junio.

La oposición considera que la ley pretende acallar el ánimo contestatario en la sociedad rusa, escenario desde diciembre pasado de las mayores protestas contra el Gobierno desde la caída de la Unión Soviética.