Una corte penal condenó el domingo por corrupción a uno de los asistentes más cercanos de Hosni Mubarak y lo sentenció a siete años de prisión, dijo la agencia oficial de noticias de Egipto.

La agencia agregó que la corte también multó a Zakaria Azmi con 36,3 millones de libras (seis millones de dólares).

Azmi fue jefe de gabinete de Mubarak. Durante la mayor parte de sus 29 años en el cargo, el derrocado presidente rara vez fue visto en público sin Azmi parado a su lado. Azmi también fue un legislador y miembro de alto rango del Partido Democrático Nacional de Mubarak.

Se sabía que Azmi, quien tiene más de 70 años de edad, apoyaba un plan para que un hijo de Mubarak, Gamal, sucediera a su padre en el poder.

La Agencia de Noticias de Medio Oriente reportó que la corte estableció que Azmi utilizó su cargo para obtener ganancias ilícitas por 42,6 millones de libras (siete millones de dólares).

Azmi es una de aproximadamente tres decenas de figuras clave del régimen de Mubarak que están detenidas enfrentando cargos de corrupción. Algunos ya han sido sentenciados, mientras que otros están en juicio.

El grupo incluye a dos ex primeros ministros, al ex presidente del Parlamento y a varios empresarios acaudalados y ministros de gabinete que fueron cercanos a Gamal Mubarak como partidarios incondicionales del ahora disuelto partido gobernante.

El veredicto dictado el domingo contra Azmi se da menos de una semana antes de que una corte emita su veredicto en el juicio a Mubarak, quien enfrentó cargos de complicidad en la muerte de manifestantes durante una insurrección popular que derrocó su gobierno el año pasado. Mubarak, junto con Gamal y su otro hijo, Alaa, también enfrentan cargos de corrupción.

Mubarak podría recibir la pena de muerte si es declarado culpable de la muerte de los manifestantes.