Estados Unidos derrotó el sábado 5-1 a Escocia, en un partido amistoso en el que Landon Donovan anotó tres goles por primera vez en cinco años y marcó su regreso a la selección nacional estadounidense tras una ausencia de ocho meses.

Donovan contrarremató el rebote de su disparo y venció al portero Allan McGregor, a los tres minutos. El astro estadounidense consiguió dos goles más, uno a pase retrasado de Jermaine Jones, a los 60 minutos, y el tercero a pase de Michael Bradley, a los 65.

Donovan aumentó su cuenta a 49 goles con la selección estadounidense y jugó de titular su 125to partido internacional, estadística en la que superó por un encuentro la marca previa que había acumulado el defensor Jeff Agoos de 1988 a 2003.

"No quiero que malinterpreten de que no me interesa (jugar con la selección estadounidense)", expresó Donovan en relación a su ausencia de ocho meses. "Me interesa y me gusta ser parte de este equipo. Soy un profesional y sé cómo hacer mi trabajo. Lo he hecho por mucho tiempo", apuntó.

El internacional norteamericano anotó por tercera ocasión tres goles en un sólo partido con la selección estadounidense.

"Esta noche fue una de esas en las que todo sale bien", señaló el jugador. "Aunque anoté más goles que los demás, muchos jugadores hicieron que esto fuera posible", apuntó.

Donovan consiguió cuatro tantos contra Cuba en la Copa de Oro de la CONCACAF, en julio de 2003, y le clavó tres a El Salvador en un partido amistoso, en marzo de 2007.

Por su parte, Bradley, en el sexto aniversario de su estreno con la selección nacional, anotó de media volea espectacular mediante un disparo de nueve metros con el pie derecho.

Jones consiguió su segundo gol con la selección a los 70 minutos a pase de Donovan, quien estuvo marginado ocho partidos debido a lesiones y compromisos con el Galaxy de Los Angeles.

Escocia anotó a los 15 minutos con autogol del defensor estadounidense Geoff Cameron, quien venció a su portero Tim Howard al desviar con el pecho hacia su meta un disparo de cabeza de Kenny Miller.

Estados unidos ha ganado cinco partidos consecutivos tras un inicio flojo bajo la dirección del alemán Jurgen Klinsmann, que reemplazó a Bob Bradley tras la derrota por 4-2 ante México en la final de la Copa de Oro de 2011.

Escocia perdió con al menos cuatro goles por primera vez desde la derrota por 4-0 que le propinó Noruega en el partido clasificatorio a la Copa Mundial el 12 de agosto de 2009.

"Claro que estamos muy complacidos", señaló Klinsmann. "Creo que impusimos el tono y el ritmo en todo el partido. Obviamente, como entrenador, fue divertido ver el encuentro", apuntó.

"Ahora tenemos de nuevo a Landon y nos dio goles", apuntó. "No podemos quejarnos de esta noche", apuntó.

Estados Unidos ha ganado tres partidos consecutivos con marcador de 1-0, incluida una victoria de visitante en Italia, pero un punto importante es que adquiera potencia ofensiva ante la ronda clasificatoria de la próxima Copa del Mundo.