El número de muertos por las lluvias que azotan desde hace dos semanas a Nicaragua se ha elevado a ocho y el de personas afectadas a 4.440, informaron hoy las autoridades.

Un oficial de la Cruz Roja nicaragüense, Marcos Cortes, dijo a Efe que en el lago Xolotlán, de Managua, hallaron hoy sin vida los cuerpos de los pescadores Marlon Ayestas, de 26 años, y Eddy Rosales, de 19, quienes se encontraban desaparecidos desde la tarde del sábado.

Ambos murieron ahogados tras ser arrastrados por una fuerte corriente de viento mientras realizaban faenas de pesca, con lo que la cifra de fallecidos subió a ocho en todo el país, de acuerdo con los datos oficiales.

Las autoridades nicaragüenses habían informado hasta el sábado de seis víctimas, todas ellas fallecidas al ser arrastradas por ríos crecidos a causa de las lluvias, principalmente en las provincias del norte de Nicaragua.

Unas 4.440 personas han resultado afectadas por las precipitaciones, mientras que 881 viviendas han sufrido diversos daños, según el director ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González.

Asimismo, se han evacuado en dos albergues a diez familias integradas por 61 personas.

Las fuertes lluvias han afectado a 15 de los 153 municipios nicaragüenses y siete de las 17 provincias, incluida las dos regiones autónomas, según las autoridades.

Las precipitaciones se mantienen con cierta intensidad, principalmente en el norte del país, mientras que en la vertiente del Pacífico se registran lloviznas, aunque con vientos fuertes.