Al menos dos personas murieron y otras cuatro resultaron heridas hoy por la explosión de una bomba al paso de un vehículo de la policía en la ciudad occidental paquistaní de Quetta, informó una fuente policial al diario local Express Tribune.

El atentado tuvo lugar en la carretera de Saryab cuando la bomba, que se encontraba en el interior de un coche, fue activada por control remoto, precisó el superintendente de la policía local que prefirió mantener el anonimato.

Según el superintendente, los muertos son un conductor de "rickshaw" (transporte típico en la región que suele ser utilizado como taxi) y un hombre que se trasladaba en un carromato empujado por un burro.

Los heridos, entre los que se encontraba un alto mando policial, fueron trasladados de inmediato a un hospital cercano y se hallan fuera de peligro, detalló la fuente.

Quetta es la capital de la provincia de Baluchistán, una de las regiones más conflictivas de Pakistán, y es cuna de movimientos separatistas armados y de facciones yihadistas, además de ser escenario de frecuentes episodios violentos de carácter sectario.

En lo que va de mes al menos otras siete personas han muerto y 42 resultaron heridas en Quetta tras dos atentados similares al de hoy perpetrados contra las fuerzas de seguridad paquistaníes.