Los militares de la coalición de la OTAN muertos en Afganistán ya superan los 3.000 con el fallecimiento de dos soldados estadounidenses reportado hoy por el Pentágono.

Un infante de Marina y un soldado del Ejército fallecieron el 24 de mayo en operaciones de combate en Afganistán, informó hoy el Departamento de Defensa de EE.UU. en un comunicado.

Según datos del portal independiente icasualties.org, desde 2001 han fallecido en Afganistán 3.011 militares de la coalición aliada que lidera la operación "Libertad Duradera", de los que 1.982 son estadounidenses.

Esa operación comenzó cuando el Gobierno de George W. Bush (2001-2009) decidió invadir el país en octubre de 2001 para eliminar a la red terrorista Al Qaeda, responsable de los atentados del 11S contra Nueva York y Washington.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, selló en la cumbre de la OTAN celebrada hace unos días en Chicago el plan para poner fin en 2014 a la guerra en Afganistán, cada vez más impopular entre los estadounidenses.

La cumbre mantuvo el rumbo fijado para que la mayor parte de las tropas aliadas salgan de Afganistán a finales de 2014, momento en el que las fuerzas afganas asumirán totalmente la responsabilidad de la seguridad en el país.

Además, la OTAN lanzará una nueva misión en ese país a partir de 2015 encargada de formar y asesorar a las fuerzas de seguridad afganas.