La tormenta subtropical "Beryl" se ha fortalecido ligeramente ante la costa sureste de Estados Unidos y avanza con lentitud hacia el suroeste, lo que mantiene en alerta a zonas costeras de Florida, Georgia y Carolina del Sur.

En su boletín de las 24.00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, detalló hoy que la tormenta formada en la noche del viernes se acerca despacio a territorio estadounidense y está a 465 kilómetros al este-noreste de Jacksonville (Florida) y a 350 kilómetros al este-sureste de Charleston (Carolina del Sur).

Sus vientos se han elevado hasta los 80 kilómetros por hora, según pudo observar un avión cazahuracanes enviado hoy a reconocer esta tormenta tropical, la segunda que se forma este año en la cuenca atlántica, pese a que aún no ha comenzado oficialmente la temporada.

Según esas observaciones, "Beryl" parece haber retomado su lento desplazamiento hacia el suroeste (235 grados), después de haberse detenido durante unas horas, y continúa camino de la costa estadounidense.

Se prevé que mantenga esta ruta, avanzando a unos 9 kilómetros por hora, hasta la mañana del domingo, para luego, a lo largo de la tarde, dar un giro hacia el oeste.

De cumplirse este pronóstico, el centro de "Beryl" estaría hacia el final del domingo sobre la costa estadounidense, concretamente sobre las zonas costeras comprendidas entre la línea divisoria de los condados de Volusia y Brevard, en Florida, hasta Edisto Beach, en Carolina del Sur.

A lo largo de esa franja se prevén fuertes vientos desde esta noche y durante el domingo, así como marejada ciclónica que, combinada con la marea habitual, podría provocar inundaciones en zonas cerca de la costa normalmente secas. También se espera que caigan entre 7 y 15 centímetros de lluvia.

Además del aviso de tormenta tropical emitido para esas zonas, se mantiene una orden de vigilancia por el posible paso del frente en las próximas 48 horas desde Edisto Beach hacia el norte hasta el río Santee, también en Carolina del Sur.

"Pocos cambios más en su fortaleza están previstos en uno o dos días, mientras el ojo de la tormenta se mantenga sobre el mar", explica el CNH en su último boletín.

La formación de esta tormenta tiene lugar cuando los estadounidenses comienzan un largo fin de semana con motivo de la conmemoración el lunes del Memorial Day (Día de los Caídos).

Se trata de la segunda tormenta tropical formada en la cuenca atlántica pese a que aún no ha comenzado la temporada oficial de huracanes, que arranca el 1 de junio y se prolonga seis meses.

Desde que se tiene registro, tan sólo en dos ocasiones (1887 y 1908) se han generado dos tormentas tropicales antes del comienzo oficia de la temporada.

En cualquier caso, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos apuntó el jueves que esta temporada de huracanes en la cuenca atlántica tenderá a estar dentro de lo normal: se formarán entre 9 y 15 tormentas tropicales, de las que entre 4 y 8 podrán llegar a tener fuerza de huracán.

De estos últimos, entre 1 y 3 podrían convertirse en huracanes mayores, aquellos que tiene categoría 3 o más en la escala de intensidad Saffir-Simpson, con vientos de 178 kilómetros por hora o superiores.