El jefe de la misión de "cascos azules" encargados de supervisar el alto en fuego en Siria, el general Robert Mood, denunció hoy la "brutal tragedia" en la ciudad de Al Haula, en la provincia de Homs, en la que murieron al menos 92 personas.

"Esta mañana, los observadores militares y civiles de la ONU fueron a Al Haula y contaron los cadáveres de 32 niños y más de 60 adultos. Esto es una brutal tragedia", indicó el noruego Mood en un comunicado.