El Gobierno de El Salvador se comprometió con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a disminuir la deuda pública, que supera el 50 % del producto interior bruto (PIB) del país, informaron hoy fuentes oficiales.

El Gobierno también expresó al FMI su "interés" en prorrogar hasta 2014 el acuerdo cautelar o "stand-by" vigente por tres años desde 2010, indicó el jefe de una misión de ese organismo internacional que esta semana visitó El Salvador, Mario Garza.

"La misión del FMI sostuvo reuniones muy productivas con el presidente (Mauricio) Funes y su equipo económico", dijo Garza en una breve declaración divulgada por la Secretaría Técnica de la Presidencia salvadoreña.

Garza agregó que "las autoridades reiteraron el compromiso del Gobierno de adoptar una política fiscal que disminuya la deuda pública en términos del PIB y proteja el gasto social".

Funes declaró a la prensa el pasado 11 de mayo que son "13.000 millones de dólares que debe el país", monto que ronda el 52 % del PIB, según el Ministerio de Hacienda.

Garza dijo que "las autoridades subrayaron la importancia de continuar fortaleciendo la posición fiscal del país a través de un mayor control del gasto público y del aumento de los ingresos y expresaron su interés en mantener un acuerdo financiero con el FMI hasta 2014", cuando termina el Gobierno de Funes.

Según la Secretaría Técnica, la delegación cumplió entre el 21 y el 25 de mayo una visita "para analizar la coyuntura económica y sus perspectivas".

Funes anunció el 5 de mayo que la misión del FMI venía a "renegociar" las metas del acuerdo stand-by, incluyendo "algunas de las condiciones que contempla el fondo precautorio" que el organismo tiene a disposición del país en caso de "crisis de liquidez".

"Estamos en el proceso de convencer a los representantes del FMI de que la situación fiscal del país es complicada y que, por lo tanto, hay que replantearse las metas que nos trazamos", explicó Funes entonces, sin precisar cifras.

El acuerdo stand-by entre El Salvador y el FMI supone la disponibilidad de un monto aproximado de 790 millones de dólares para el país y fue aprobado en marzo de 2010 por ese organismo para un período de tres años.

Funes ha negado que el FMI haya bloqueado el acceso a ese fondo cautelar por el incumplimiento de las metas fiscales.