El presidente Rafael Correa advirtió el sábado que hay una tendencia al sobreendeudamiento de los ecuatorianos que podría poner en peligro a la economía local, por lo que anunció regulaciones para frenar el fenómeno.

Un monitoreo del sector financiero determinó que "un 41% de las familias tiene sobreendeudamiento" lo que representa unas 400.000 unidades familiares, aseguró el mandatario en su programa sabatino de radio y televisión.

Añadió que entre las personas con ingresos promedio de 500 dólares, un 43% estaría sobreendeudado, es decir, "tienen una cuota de deuda promedio mayor que el ingreso disponible" luego de cubrir sus gastos, acotó.

"Hay que estar atentos porque eso puede generar problemas para esas familias, para el sistema bancario y para la economía en general", advirtió.

Correa afirmó que "parece ser que hay bancos que están dando crédito porque hay exceso de liquidez" a lo cual sumó una amplia capacidad de endeudamiento de los ciudadanos a través de las tarjetas de crédito, segmento donde "no hay muchos controles".

Agregó que tras detectarse el fenómeno se adoptarán "las medidas pertinentes", entre las cuales anticipó una resolución de la Junta Bancaria para que los bancos "sean mucho más estrictos" al momento de entregar las tarjetas de crédito y asignar los cupos a sus clientes.

"La gente como paga poquito cree no se está endeudando, no siente y eso se va acumulando", afirmó.

El anuncio se realiza a pocas semanas de que la Asamblea Nacional aprobara reformas para la entrega de créditos para vivienda y vehículos que establecen en su parte fundamental que la devolución del bien extingue la deuda en caso de que ésta no pueda ser pagada.