El nuevo Parlamento argelino surgido de las elecciones legislativas del pasado 10 de mayo tomó hoy posesión hoy en una solemne ceremonia inaugural retransmitida por la televisión estatal.

La Asamblea, constituida por 462 miembros frente a los 389 de la saliente, cuenta con un mandato de cinco años, y la sesión inaugural estuvo protagonizada por la lectura de versos del Corán y la interpretación del himno nacional.

El diputado más anciano, Larbi Ould Khelifa, ocupó la presidencia interina asistido por los dos parlamentarios más jóvenes en la sesión, que proseguirá con la elección hoy de la Presidencia de la cámara.

El nuevo Legislativo argelino está dominado por el gubernamental Frente de Liberación Nacional (FNL), con 208 diputados, lo que le permite seguir manteniendo una cómoda ventaja sobre sus seguidores, aunque lo aleja de la mayoría absoluta, situada en los 232 legisladores.

El segundo partido mejor situado y socio de gobierno del FLN, la Asamblea Nacional Democrática (RND), pierde dos escaños tras la revisión del Tribunal y se queda con 68 legisladores.

La alianza islamista La Argelia Verde, formada por el Movimiento de la Sociedad por la Paz (MSP), Al Nahda (El Renacimiento) y Al Islah (La Reforma), se mantiene como tercera fuerza con 50 asientos y el Partido de los Trabajadores (PT) tiene 26 y el Frente de Fuerzas Socialistas (FFS), que se presentó por primera vez a los comicios tras haber boicoteado las dos anteriores citas, cuenta con 27 diputados.

Otros dos partidos minoritarios disponen de escaños; el Movimiento Popular Argelino (MPA) y el islamista Frente de Justicia y Desarrollo, de Abdala Yabalá, con ocho asientos en el hemiciclo.

La nueva asamblea deberá revisar la Constitución y supervisar las reformas políticas emprendidas el pasado invierno por el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika.

Pese a los recursos planteados por las fuerzas políticas frente a los resultados proclamados provisionalmente y ahora ya definitivos, algunos de los partidos de oposición han reiterado sus denuncias por fraude e irregularidades en el escrutinio.