Protagonizar una película que compite por el máximo galardón en Cannes es un privilegio. Protagonizar dos, dice Matthew McConaughey, es increíble buena suerte... y el premio por un período de trabajos forzados en las trincheras del cine independiente.

En "The Paperboy", de Lee Daniels, McConaughey hace el papel de un periodista que regresa a su pueblo natal en Florida para investigar un asesinato.

En "Mud" de Jeff Nichols, exhibida el sábado como la última película en competencia, es un prófugo que se refugia en una isla del Misisipí y se hace amigo de dos chicos.

McConaughey ríe cuando le preguntan si tiene alguna preferencia para ganar la Palma de Oro.

"Ese sí que es un problema de gran categoría", dijo. "De veras, estoy muy encariñado con las dos por distintas razones: son muy, pero muy distintas una de la otra".

"Me siento muy honrado. Tengo dos películas de las que estoy muy orgulloso, dos experiencias que realmente disfruté y dos personajes que realmente me interesaron".

Los dos personajes, hombres al margen de la sociedad, llevan al actor tejano en una travesía por el sur estadounidense.

En "The Paperboy", McConaughey interpreta a Ward James, un reportero investigador con oscuros conflictos internos que ponen en peligro su búsqueda de la verdad.

En "Mud", su personaje homónimo es perseguido como un prófugo peligroso, pero pudiera bien ser un hombre simplemente impulsado por amor.

Los críticos han elogiado la actuación de McConaughey en "Mud" y el director Daniels dice que fue asombrado por el sutil trabajo del actor en "The Paperboy".

"Estoy muy contento por que él está tan discreto en la película", dice Daniels. "Hay momentos en que no reconocí a Matthew".

McConaughey dijo que los papeles fueron resultado de una decisión de él de cambiar radicalmente su carrera, que lo había visto aceptar papeles en comedias de éxito variado ("Failure to Launch", "Fool's Gold") y, como hizo notar en Cannes, interpretar a muchos abogados, en películas como "A Time to Kill" y "The Lincoln Lawyer".

"Yo estaba buscando personajes que no se ajustan a las convenciones, ni se subordinan a la trama", dijo, con las piernas extendidas en un sofá en un hotel en Cannes. "Es el tipo de personajes que viven en los márgenes de la sociedad. Pero son personajes muy humanos".

"Lo que realmente quería una situación en la que soy arquitecto de mi personaje y que está basada en humanidad y realidad. No está basada en moralidad ni el bien o el mal".

Es hasta ahí que llegan las similitudes entre sus dos películas en el festival. "The Paperboy" toma una novela policial de Pete Dexter y la mezcla con la fascinación del director Nichols con cambiantes alianzas sexuales y raciales.

En "Mud", Nichols, oriundo de Arkansas, crea una conmovedora historia con influencias de Mark Twain, arraigada en el paisaje de su estado natal.

"Lee es muy diferente de Jeff Nichols", dijo McConaughey. "Lee no es un pensador lineal. Jeff Nichols fue muy lineal — él escribió el guión, escribió cada palabra con un propósito, y básicamente estaba editando en su mente cada vez consideraba que tenía la toma apropiada".

"Lee usó el libro, pero creó su propio universo".

Las dos películas de McConaughey en Cannes son el producto de un año extraordinario que le vio protagonizar cinco películas independientes con directores completamente diferentes.

Además de "The Paperboy" y "Mud", fue el alguacil en la comedia negra de Richard Linklater "Bernie", un dueño de club en "Magic Mike", de Steven Soderbergh; y un asesino profesional en "Killer Joe", de William Friedkin.