El número de muertos por las lluvias que azotan desde hace más de una semana a Honduras subió a cuatro, mientras que los evacuados ascienden a 608, informó hoy la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

El director de la Copeco, Lisandro Rosales, dijo a periodistas que las lluvias que abaten a Honduras han provocado en las últimas horas la muerte de dos personas y cientos de afectados.

Una de las víctimas mortales, no identificada, falleció ahogada en un río en el departamento de Olancho, oriente de Honduras, y la otra en Tegucigalpa, agregó Rosales, sin precisar la causa.

El alto funcionario instó a las autoridades locales y a la población en general a unir esfuerzos para "reducir la vulnerabilidad que tiene el país ante las lluvias".

La Copeco había reportado hasta el martes dos víctimas que murieron, una de ellas ahogada en un río en el norteño departamento de Yoro, y la otra soterrada al ceder las paredes de una casa en Tegucigalpa.

Unas 1.491 personas han resultado afectadas como consecuencia de las precipitaciones, mientras que 254 viviendas han sufrido diversos daños, de acuerdo con la información oficial.

Otras 13.000 personas de 27 comunidades del departamento de Yoro, norte de Honduras, están incomunicadas desde el pasado 18 de mayo.

La Copeco extendió el jueves por otras 48 horas una alerta amarilla o preventiva, decretada el viernes en 12 de los 18 departamentos de Honduras, a causa del temporal.