Un temblor de 4,7 de magnitud sacudió el viernes la ciudad neozelandesa de Christchurch. No se informó de inmediato de víctimas ni de daños.

Las autoridades cerraron un sector del centro de la ciudad después del sismo del viernes y pidió a cientos de obreros de construcción a que abandonen el área como medida de precaución.

Funcionarios municipales dijeron que tiene previsto revisar los edificios durante el fin de semana antes de permitir que los obreros regresen a continuar con la tarea de reconstrucción del centro de la ciudad, que fue devastada por un terremoto de 6,1 de magnitud en febrero del 2011 donde murieron 185 personas.

La ciudad ha sido estremecida por cientos de temblores desde entonces.

El Centro Geológico de Estados Unidos informó que el epicentro del temblor de 4,7 del viernes estuvo a 27 kilómetros (17 millas) al este de Christchurch.