La coalición de partidos defensores del "sí" en el referéndum sobre la independencia de Escocia lanzan hoy su campaña oficial de cara a la cita en las urnas, que califican de extensa y multipartidista.

Desde hoy y hasta otoño de 2014, la organización "Sí Escocia" tratará de convencer al electorado para que respalde la llamada a la separación del Reino Unido efectuada por su ministro principal, Alex Salmond, líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP).

El objetivo de esta organización es "crear la campaña ciudadana más amplia de la historia de Escocia" para que los votantes reconozcan que "la gente a la que más le preocupa Escocia es la gente que debe gobernar Escocia", según explica Stephen Noon, uno de sus portavoces y exconsejero del SNP.

A pesar de que la campaña, según la describe la propia "Sí Escocia", nace con vocación multipartidista, sus críticos advierten de que se trata de un mero instrumento de propaganda al servicio del SNP de Salmond, quien participará hoy en la presentación.

Se espera que también asistan algún que otro "famoso" y "figuras públicas", aunque la organización ha mantenido sus identidades en secreto.

Noon asegura que el evento ha suscitado enorme interés en "todos los rincones del mundo, desde China a Estados Unidos, desde España a Alemania".

Durante la jornada, la campaña también presentará un documento de afirmación de la independencia llamado "Declaración del Sí", un "poderoso concepto" que Noon considera que "encapsula la verdad sobre la independencia".

"Si crees en ese concepto, ya eres un partidario del Sí o estás cerca de serlo. Hay gente que piensa que en Westminster (Parlamento británico) son mejores que nosotros, que, de hecho, somos demasiado pequeños. Esos son los partidarios del No", argumenta Noon.

La campaña "Escocia en el Reino Unido" está coordinada por el exministro de Finanzas, el laborista Alistair Darling, quien también presentará hoy una encuesta efectuada entre 1.000 personas.

El estudio dice que un 33 % está a favor de la independencia, frente al 57 % que opta por mantener la unión con Londres y un 10 % que aún está indeciso.

"Alex Salmond puede ser el ministro principal de Escocia, pero, como demuestran estas cifras, no habla en nombre de Escocia", advierte Darling, quien considera que el actual estatus beneficia a todos, especialmente ante la grave crisis económica en Europa.

El pasado enero, Salmond desveló que la pregunta que se hará a los escoceses en el referéndum que planea para el próximo otoño será: "¿Está de acuerdo en que Escocia sea un país independiente?".

El dirigente nacionalista detalló en el Parlamento escocés en Edimburgo el plan para convocar un plebiscito sobre la independencia del país, que desde hace 300 años forma parte del Reino Unido.

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, quiere que el plebiscito se celebre en 2013 para poner fin a una incertidumbre que considera es perjudicial para la economía escocesa.