Perú recibirá inversiones hasta por 53.000 millones de dólares durante los próximos diez años, repartidas en 47 proyectos energéticos y mineros cuya finalidad es expandir el consumo de gas entre la población, anunció hoy el ministro peruano de Energía y Minas, Jorge Merino.

El ministro participó hoy en la clausura del décimo Foro de Liderazgo Latinoamericano para fomentar la inversión privada, después de que la organización premiara al Gasoducto Sur de Perú como el mejor proyecto estratégico para transformar la economía latinoamericana durante los próximos años.

Merino explicó que un 75 % de la inversión que recibe Perú se dirige al sector de energía y minas.

El objetivo del Estado es fomentar la confianza y acompañar al inversionista, porque "no existe posibilidad de que estos negocios se desarrollen con la ausencia de la administración pública", agregó.

El titular peruano de Energía y Minas consideró que el Estado es necesario para generar confianza ante la población para la viabilidad de algunos de estos proyectos, "sobre todo ante la población campesina, donde hay mucha desconfianza ante un actor nuevo".

Seguidamente, aseguró que el agua se ha convertido en un factor clave para entender la minería en Perú tras la polémica surgida por el proyecto aurífero Conga, en la región norteña de Cajamarca, al que se opone un sector de la población por el riesgo para la disponibilidad futura del agua en la zona.

"A partir de ahora, cualquier proyecto minero en nuestro país debe garantizar el uso del agua para la población y el uso agrario antes de iniciar su actividad", explicó.

Sobre Conga, Merino avanzó que el Gobierno peruano acatará la decisión que tome la mayoría de los pobladores de Cajamarca, aunque apuntó que "muchos de ellos quieren el desarrollo".

El ministro hizo alusión de esta forma a la postura del presidente peruano, Ollanta Humala, según el cual el proyecto seguirá adelante si la población lo aprueba, aunque no hay una consulta popular en marcha.

El proyecto minero, de 4.800 millones de dólares de inversión, será desarrollado por la empresa Yanacocha después de que el gobierno aprobase el peritaje realizado este año a su estudio de impacto ambiental y planteara una serie de recomendaciones para asegurar la disponibilidad del agua.

El ministro opinó que la minería tiene un potencial "mucho más grande para desarrollar actividades económicas paralelas" y lamentó que "ese mensaje no se ha vendido adecuadamente".