El gobierno regional de Galicia celebró el viernes la inversión de 247 millones de euros (310 millones de dólares) comprometida por la petrolera mexicana Pemex, que salvará gran parte del sector naval gallego, muy castigado por la crisis económica en España.

"Es un síntoma de confianza en la economía gallega y española", dijo el presidente gallego, Alberto Núñez-Feijóo, en la emisora pública Radio Nacional.

El acuerdo, suscrito el jueves, prevé la construcción de 14 remolcadores. Además, la estatal Petróleos Mexicanos se comprometió a analizar la posible construcción de una plataforma flotante y una base operativa estable en Galicia, en el extremo noroeste del país ibérico.

Según Núñez-Feijóo, siete embarcaciones se producirán íntegramente en Galicia y las siete restantes se harán mediante una fórmula de colaboración mixta: las piezas se fabricarán en España y el montaje se completará en astilleros mexicanos.

El pedido de Pemex generará 2.500 puestos de trabajo, tanto en los astilleros como en la industria auxiliar, para un sector prácticamente parado debido a la crisis económica.