Una funcionaria del Centro Penitenciario de la Región Andina (CPRA), ubicado en el estado Mérida, en el occidente de Venezuela, falleció hoy tras recibir anoche seis disparos de dos hombres que la interceptaron en la ruta a su casa, informó el diario Panorama.

"La tiroteada fue identificada por los funcionarios del CICPC (policía científica) como Roxanne Paola Molina Ávila, de 40 años, abogada, jefa de recursos humanos en CPRA", dice la versión digital del diario, que especifica que la víctima viajaba en su vehículo particular.

Tras el tiroteo, Molina fue trasladada al Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes en la ciudad de Mérida, donde agonizó por unas ocho horas.

Efe intentó sin éxito contactar con voceros del Ministerio para el Servicio Penitenciario para obtener información oficial sobre los hechos.

El director de la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado, dijo a Efe que a propósito de este suceso ha solicitado "una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial ante el Ministerio Público", así como en el caso de otras muertes de funcionarios de cárceles que, asegura, no se han esclarecido.

Hace tres días, el Gobierno venezolano anunció la prohibición de introducir alimentos en dos cárceles del país y ratificó la suspensión de las pernoctas tras la crisis carcelaria en una prisión de Caracas, que dejó un balance oficial de un muerto, aunque medios locales hablan de nueve.

El Gobierno ha admitido que tiene "un grave problema" por el ingreso de armas y todo tipo de cosas a las prisiones, aunque asegura que está tratando de reestructurar el sistema carcelario.

Según la OVP, durante 2011 se presentaron al menos 560 muertos y 1.457 heridos en hechos registrados en las 35 prisiones del país, donde hay un hacinamiento, según esa fuente, del 360 %.