El santuario inca de Machu Picchu, ubicado en la región peruana de Cuzco, "no presenta ningún signo de alarma" en su conservación, según el informe preliminar de una misión de expertos de la Unesco, citado hoy por el Ministerio de Cultura en un comunicado.

El Ministerio indicó que Nuria Sanz, jefa para América Latina y el Caribe del Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco, presentó el documento ante autoridades en Lima, donde se hacen algunas recomendaciones para la preservación de la ciudadela inca.

"Llevamos viniendo más de 10 años y en ese tiempo no ha habido ninguna sola vez en que no hayamos reconocido el trabajo exquisito, sofisticado y de entrega profesional en Machu Picchu", señaló Sanz.

Según el comunicado, Sanz manifestó que se debe mejorar el desarrollo urbano de Machu Picchu Pueblo, también llamado Aguas Calientes, lugar de acceso a la ciudadela.

"Se necesitan ciertas seguridades en relación al crecimiento desordenado de Aguas Calientes, aclarar cuáles son los papeles de los responsables del santuario respecto a la legislación internacional y comunicar cuáles van a ser las acciones", expresó.

Por su parte, la agencia estatal Andina señaló que Sanz dijo el pasado jueves que se necesitaban "medidas de emergencia rigurosas" ante el crecimiento desordenado de Aguas Calientes y que la zona de amortiguamiento del sitio arqueológico se ve amenazada por la construcción de una carretera alterna al santuario.

En la presentación del informe también participaron los ministros de Cultura, Luis Peirano; del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, y de Comercio Exterior, José Luis Silva, integrantes de la Unidad de Gestión de Machu Picchu (UGM), entre otras autoridades.

La misión de expertos de la Unesco enviará sus recomendaciones al Comité de Patrimonio Mundial de la organización que se reunirá entre el 24 de junio y el 6 de julio próximo en la ciudad rusa de San Petersburgo.

En los próximos siete meses, la UGM entregará el nuevo Plan Maestro del Santuario.

Machu Picchu, declarada patrimonio cultural de la humanidad en 1983, ha recibido en los últimos años observaciones por la accesibilidad al sitio, el manejo de los residuos sólidos que dejan los turistas y la gestión por parte de las autoridades locales.

La ciudadela inca es el principal atractivo turístico de Perú y recibe al día a unos 2.500 visitantes.