Miles de jordanos salieron hoy a las calles del país para pedir reformas políticas e instar al Gobierno a que abandone los planes para elevar el precio de los combustibles, según pudo constatar Efe.

Cientos de activistas, en su mayoría miembros de los islamistas Hermanos Musulmanes y de otros partidos de la oposición, se manifestaron desde la Gran Mezquita Husein, en el centro de Ammán, a la plaza Najil.

Reclamaron la dimisión del primer ministro del país, Fayez Tarauneh, y de su gobierno, así como la disolución de la Cámara Baja del Parlamento, acusándolos de haber fracasado a la hora de adoptar las reformas políticas necesarias y de castigar la corrupción.

Los manifestantes también criticaron de forma abierto el plan gubernamental para aumentar el precio del combustible, que las autoridades ven como necesario para reducir el déficit récord previsto en las arcas públicas para 2012.

Protestas similares a las de Ammán, que comenzaron el año pasado dentro de la primavera árabe, salieron hoy como cada viernes a las calles de las ciudades de Karak, Tafileh, Maan e Irbid.