Los votantes estadounidenses están divididos entre el presidente y candidato demócrata, Barack Obama, y su previsible rival republicano, Mitt Romney, cuando se trata de decidir quién velará mejor por sus intereses económicos, según una encuesta divulgada hoy.

El sondeo del diario The Washington Post y la cadena ABC News muestra que un 46 % de los entrevistados cree que un segundo mandato de Obama será mejor para sus intereses económicos y los de su familia, mientras un 43 % se decanta por Romney.

A la pregunta de quién será más beneficioso para los intereses económicos de la clase media un 51 % respondió que Obama, frente a un 42 % que eligió a Romney.

Sin embargo, los votantes blancos de clase media golpeados por el desempleo y que están luchando por mantener su posición financiera prefieren a Romney (58 %) muy por delante de Obama (32 %).

Romney también saca ventaja a Obama cuando se trata de quién favorecería más a los estadounidenses adinerados y a las instituciones financieras.

La encuesta fue realizada por teléfono entre el 17 y el 20 de mayo con entrevistas a 1.004 adultos y tiene un margen de error de 3,5 %.

Obama no tiene actos públicos hoy y durante el fin de semana participará en actividades vinculadas con el "Memorial Day", una fecha en la que se recuerda a los militares estadounidenses caídos en combate.

Por su parte, Romney pasará unos días de descanso en la casa que tiene en California, un estado que celebrará sus primarias el 5 de junio.

El exgobernador de Massachusetts se preparará en California para esas primarias y para las que se realizarán el próximo martes en Texas, que repartirán 155 delegados y le pueden dar ya matemáticamente la nominación presidencial de su partido.

Romney tiene ahora 1.064 delegados de los 1.144 necesarios para obtener la candidatura presidencial en la convención que el Partido Republicano celebrará a finales de agosto en Tampa (Florida).

El único rival de Romney en las primarias republicanas es el congresista Ron Paul, que ya no está en campaña pero que sí pelea por el voto en las convenciones estatales de cara a la cita de Tampa.