Un grupo de indígenas brasileños comenzó hoy a preparar el terreno para instalar una "aldea" en pleno Río de Janeiro, donde indios de varios países debatirán una lista de propuestas que será presentada a la ONU en la Conferencia de Desarrollo Sostenible Río+20.

La aldea se llamará Kari-Oca y va a recibir a 1.200 indígenas procedentes de varios países americanos y africanos, que realizarán cinco días de debates con la intención de alcanzar un consenso sobre su idea de desarrollo sostenible para exponérsela a las autoridades mundiales durante la Río+20.

Los indios van a usar unos terrenos boscosos que son propiedad del laboratorio público Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) en el barrio de Jacarepaguá, a unos cinco kilómetros del centro de convenciones que albergará la reunión de jefes de Estado y de Gobierno.

La construcción corre a cargo de un grupo de 21 indios procedentes de la reserva del Xingú, el mayor parque indígena de la selva amazónica brasileña.

Los indígenas comenzaron hoy a limpiar el terreno, según explicó a Efe Cícero José Bezerra da Silva, representante de la ONG Grama, que colabora con los indígenas.

Varios empleados de la Fiocruz, que ayudan a los indios, cortaron hoy varios árboles con motosierra, para despejar el terreno donde serán construidas las tiendas.

La aldea va a contar con cuatro tiendas con capacidad para unas 30 personas, que serán elaboradas con paja y madera de "pindaíba", un árbol amazónico.

Bezerra da Silva afirmó que los indios cuentan con la correspondiente licencia ambiental y aseguró que van a "compensar" los daños ambientales que causen plantando 2.000 árboles en el parque ambiental de Pedra Branca, vecino a la finca de la Fiocruz.

Los debates ocurrirán entre el 13 y el 17 de junio, día en el que se entregarán las propuestas de los indígenas a Naciones Unidas, durante las jornadas de diálogos previas a la Río+20, que se celebra del 20 al 22 de ese mes.

El nombre elegido para la aldea, Kari-Oca, significa en la lengua tupí-guaraní "casa de blanco" y era la expresión que usaban los indios para referirse a las ciudades de los colonizadores portugueses.

El término indígena dio lugar a la palabra portuguesa "carioca", luego incorporada al español, que es el gentilicio de la ciudad de Río de Janeiro.

La Río+20 se celebra en el vigésimo aniversario de la Cumbre de la Tierra de 1992, que fue realizada en Río de Janeiro y también albergó una "aldea" de indígenas de varios países.