Los desiertos, desde el Sahara hasta el de Arizona, inspiraron hoy varios desfiles de la edición estival de la semana de la moda de Río de Janeiro, ciudad tropical que vive unos veranos muy húmedos.

La firma brasileña 2nd Floor viajó hasta las tierras áridas del oeste americano para apropiarse de los sombreros vaqueros, los emblemas de calaveras bovinas y las ropas simples y de líneas estructuradas, de las mujeres de las caravanas.

La colección de 2nd Floor pasó del blanco al negro y también añadió un toque tropical muy brasileño con estampados en tonos azules y turquesas.

El diseñador Alexandre Herchcovitch atravesó el Atlántico para reflejar en su colección rasgos de las vestimentas de los pueblos de los desiertos del norte de África, incluyendo máscaras de seda que cubrían los rostros de algunos modelos.

Tejidos vaqueros, estampados con mapas o motivos arábigos y los colores cálidos, de los tonos tierra a rojos intensos, fueron las mayores tendencias de la colección.

Esta quinta y penúltima jornada de la semana de la moda carioca también tiene previsto ceder su pasarela a las marcas brasileñas Espaço Fashion, Cantão y Lenny. EFE

mp/jrh