La Guardia Civil española descarta por el momento pedir ayuda a la Armada para proteger a los pescadores españoles que faenan en aguas cercanas a Gibraltar, y hacer frente a las patrulleras británicas de la Royal Navy.

La Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) pidió que se recurra a la protección de la Armada española ante el acosos vivido por barcos de pesca en los últimos días en aguas próximas a la colonia británica.

Fuentes de la Dirección General de la Guardia Civil dijeron hoy a Efe que el dispositivo puesto en marcha es el adecuado, y que la intervención de la Armada no sería en absoluto operativa, debido al tamaño y al manejo pesado y poco ágil de las embarcaciones militares.

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil está utilizando patrulleras medias y ligeras, capaces de navegar con seguridad en espacios muy reducidos como la bocana del puerto de Gibraltar, adonde acuden a faenar los pescadores españoles y que es objeto de litigio con las autoridades del Peñón.

El instituto armado ha reforzado el dispositivo en la bahía de Algeciras con algunas patrulleras con base en Málaga, mientras que el resto de embarcaciones disponibles en esa zona también se encuentran alerta.

No obstante, las fuentes aseguraron que los incidentes registrados de nuevo anoche entre patrulleras gibraltareñas y pescadores españoles fueron de mucha menor gravedad que los de la madrugada del jueves, cuando se produjo incluso alguna pequeña colisión que no causó daños.

La Policía de Gibraltar volvió a hostigar la pasada noche a cinco pesqueros de cerco de Algeciras que, pese a los incidentes del día anterior, volvieron a salir a faenar a la zona en conflicto.

Según relató a Efe uno de los pescadores a bordo de uno de los pesqueros, las patrulleras gibraltareñas les interceptaron "con la misma agresividad" que el jueves, haciendo "maniobras peligrosas", cruzándose entre los pesqueros y dando vueltas a su alrededor a gran velocidad.