La inauguración, por los príncipes de Asturias, de la Feria del Libro de Madrid, ha quedado hoy marcada por las protestas de unos cuarenta universitarios que a lo largo del recorrido han gritado consignas a favor de la enseñanza pública y, también, de la República, y en contra de la subida de tasas.

"¡Qué pasa, qué pasa, que nos suben las tasas!, ¡Viva la educación pública!, ¡Recortes al (rey) Borbón y no a la educación!, ¡Viva la República!, han sido algunas de las consignas que coreaban los estudiantes al paso de la comitiva, de la cual formaba parte el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, contra el que iba dirigida la mayoría de los gritos.

La enseñanza pública en España ha vivido estos días jornadas de huelga y manifestaciones en diferentes ciudades ante los recortes que, debido a la crisis económica, el Gobierno ha aplicado a la educación y por la subida de las tasas universitarias.

"¡Sinwertgüenzas!"; ¡"Necesitamos profesores, no sinwertgüenzas!", se leía en referencia al ministro Wert en algunas de las pancartas de los universitarios, fuertemente custodiados por la policía, que, al paso de los príncipes por la feria, los fue apartando hacia un lateral del paseo de Coches del parque madrileño de El Retiro para evitar que interrumpieran el paso de la comitiva.

En ese paseo se ubica tradicionalmente la Feria del Libro de Madrid, una de las más importantes del ámbito hispanohablante y que este año tiene a Italia como país invitado de honor, lo que dará lugar al desembarco de una treintena de escritores italianos, entre ellos Claudio Magris, Erri de Luca, Niccolò Ammaniti, Dacia Maraini y Roberto Calasso.

Las consignas de los estudiantes se escuchaban perfectamente una y otra vez a lo largo de la hora y media que duró la visita de don Felipe y doña Letizia. "¡Menos policías, más educación!" era otra de ellas.

En algún momento, unos cuantos visitantes de los muchos que habían acudido ya a la Feria, corearon consignas como ¡Viva el rey!, "¡Vivan los príncipes! y ¡Viva España! En respuesta, se oyó algún ¡Vais a caer!, destinado a la familia real.

Los ánimos estaban un poco exaltados y el calor también se dejó notar hoy, pero la comitiva cumplió fielmente el recorrido previsto para la inauguración de la feria y editores y libreros obsequiaron a los príncipes con libros infantiles y con otros de adultos. Ellos compraron también algunas novelas y ensayos.

Los príncipes compraron, por ejemplo, "El mapa y el territorio", de Michel Houellebecq, y "Libertad", de Jonathan Franzen.

"El abuelo que saltó por la ventana y se largó", del sueco Jonas Jonason, es uno de los libros más vendidos de las últimas semanas en España y el príncipe heredero y su esposa, doña Letizia, saludaron al actor que estos días interpretará en la feria al personaje central de la novela, para promocionarla.

"La inflación (Al alcance de los ministros)", de José Luis Sampedro y Carlos Berzosa; "Los presidentes y la diplomacia", de Inocencio Arias, y "Todos los cuentos", de Gabriel García Márquez, fueron otros de los libros con que editores y libreros obsequiaron a los príncipes.

La Feria del Libro de Madrid se celebra desde el 25 de mayo al 10 de junio y cuenta con 356 casetas en las que muestran sus principales novedades 272 editores, 118 librerías, 24 organismos oficiales y 11 distribuidores.

La celebración de este gran encuentro cultural, al que cada año acuden centenares de miles de visitantes, coincide con la crisis económica que está afectando al sector del libro y que tiene preocupados a editores y libreros por el progresivo descenso de sus ventas.