Mike Woodson seguirá siendo el entrenador de los Knicks de Nueva York después de llevarlos a su primera victoria en la postemporada en 11 años.

Los Knicks le quitaron la etiqueta de interino el viernes y anunciaron que le habían ofrecido una extensión de su contrato por varios años, como premio por un final fantástico de lo que había sido una temporada turbulenta.

Woodson llevó a los Knicks a una foja de 18-6 después de sustituir Mike D'Antoni el 14 de marzo. Los Knicks perdieron 4-1 la serie ante Miami en la primera ronda de postemporada, pero rompieron un racha de 13 partidos consecutivos de playoffs perdidos, un récord en la NBA, al ganar el cuarto partido para su primera victoria desde 2001.

El gerente general Glen Grunwald dijo en un comunicado que Woodson "tiene el respeto de cada persona en esta organización".

Los términos del acuerdo no fueron revelados.