El deportista paralímpico chileno Kevin Silva, que sufrió la amputación de las dos piernas en 2011, fue el encargado de representar hoy a su país en el relevo de la antorcha de Londres 2012 a su paso por las abarrotadas calles de Cardiff (Gales).

Silva, de 16 años, es el único relevista de Chile entre los 8.000 portadores de la llama olímpica, que recorrerá en 70 días 8.000 millas (alrededor de 13.000 kilómetros) por todos los rincones del Reino Unido.

El joven deportista recorrió las calles de la capital galesa mientras miles de personas no cesaban de animarle.

Ayudado de un muleta y piernas ortopédicas, portaba orgulloso la antorcha olímpica.

El sudamericano, acompañado de su madre, culminó entre vítores su relevo de nueve minutos alrededor de las 17.10 GMT, momento en el que un aficionado situado entre los espectadores mostró una bandera gigante de Chile.

Silva perdió las dos piernas después de que el vehículo conducido por un hombre borracho le atropellara cuando se dirigía a disputar el Maratón de Santiago de Chile del pasado año.

Antes de viajar al Reino Unido, el chileno fue recibido por el embajador británico en Santiago, Jon Benjamin, quien despidió al joven y le deseó suerte en el relevo.

En el séptimo día de recorrido de la llama sagrada por el Reino Unido, la antorcha se adentró en un Gales que se echó a la calle para recibirla y que no cesó de animar a sus relevistas.

El fuego olímpico visitará todos los rincones del Reino Unido en una ruta diseñada para que éste se encuentre en algún momento a menos de 16 kilómetros del 95 por ciento de su población.

Después de recorrer algunos de los lugares más emblemáticos del país, la llama llegará al Estadio Olímpico de Londres el próximo 27 de julio marcando el inicio de la trigésima Olimpiada de la era moderna.