Los 17 países de la eurozona necesitan una "reforma urgente" de su sistema financiero para encarar la crisis de la deuda soberana, incluyendo una autoridad multinacional con poderes para reestructurar todos los rescates bancarios, señaló el viernes un funcionario del Banco Central Europeo.

Peter Praet indicó el viernes en un discurso en Milán que la crisis de la eurozona ha minado gran parte gran parte de la integración de los mercados financieros de la región que produjo el euro. En especial, los mercados de bonos y de derivados cobran ahora a ciertos países intereses mucho mayores por el riesgo que ofrecen.

"La estabilidad financiera de la eurozona necesita una reforma urgente", dijo Praet, que integra la comisión ejecutiva de seis miembros que regenta las operaciones diarias del BCE.

Pidió la creación de un organismo regulador de la eurozona con autoridad y fondos suficientes para reestructurar los bancos del bloque. Los temores de que los bancos puedan necesitar rescates gubernamentales, lo que podría abrumar las finanzas públicas, han sido clave en la crisis de la deuda soberana de la eurozona, últimamente en España.

Empero, la regulación bancaria sigue siendo principalmente un dominio nacional, y las autoridades se han demorado en obligar a los bancos de dudosa solvencia a reestructurarse. La reestructuración o recapitalización de los bancos pueden ser costosa tanto para los gobiernos como sus accionistas.

Praet pidió crear un programa que asegure los depósitos en la eurozona, similar a la Corporación Federal Aseguradora de Depósitos, en Estados Unidos. Ambas medidas serían financiadas por el sector privado no el gobierno, por lo que los contribuyentes "no tendrían pagar las futuras crisis bancarias".

Los países de la eurozona cuentan ya con un programa asegurador de depósitos, pero el programa ofrecería a los ahorristas mayores garantías y evitaría la posibilidad de una corrida a los bancos.

Ambas ideas han sido extensamente analizadas por los economistas pero hasta ahora los funcionarios de la UE y varios gobiernos no las han respaldado.