Todas las fuerzas de combate francesas se retirarán de Afganistán para fines de año, anunció el viernes en Kabul el nuevo presidente de Francia, pero algunos instructores permanecerán para ayudar a los efectivos de seguridad afganos.

François Hollande dijo que los soldados franceses han cumplido su misión en Afganistán y que ha llegado el momento de irse, en una partida que será coordinada con Estados Unidos y otros aliados.

"No quedarán fuerzas de combate" después de fin de año, afirmó Hollande durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente afgano Hamid Karzai.

Hollande viajó a Afganistán para reunirse con los militares franceses y debatir con Karzai los planes de retirar las fuerzas de combate más de un año antes de lo planeado. Su visita no fue anunciada con anticipación por motivos de seguridad, y se anticipaba que partiría poco después de la conferencia de prensa.

El nuevo mandatario dijo que Francia retirará sus 2.000 soldados de combate, de un total de 3.300, para fines de año. Algunos se quedarán para ayudar con el despacho de equipos militares de regreso a Francia, y otros contribuirán a entrenar soldados y policías afganos.

Hollande agregó que se debatió con Karzai la cooperación "debido a que seguirá habiendo instructores que trabajen con soldados y policías". Dijo que los equipos franceses saldrían por tierra, pero no especificó cuáles.

Pakistán cerró las rutas de suministro terrestres a Afganistán para la OTAN después que un ataque estadounidense dentro de Pakistán mató a 24 soldados paquistaníes en noviembre. La decisión ha obligado a la OTAN a emplear una ruta más costosa por el norte.

Las conversaciones para reabrir las rutas han quedado estancadas porque Pakistán exige 5.000 dólares por camión, mientras que la tarifa era de 250 antes del ataque. Estados Unidos ha contraofertado 500 dólares.

Francia firmó un acuerdo con Afganistán que dispone la cooperación después del 2014. Otros países, incluso Estados Unidos, han firmado acuerdos similares.

"Queremos que Francia tenga una presencia en Afganistán diferente a la del pasado", afirmó Hollande. Francia quiere ser "útil de un modo diferente", en cuestiones económicas y culturales, agregó.

Durante un encuentro con los soldados franceses en una base en Nijrab, Hollande dijo que "varios motivos justifican esta decisión de retirar nuestras fuerzas de combate de Afganistán".

"Ha llegado la hora de la soberanía afgana", agregó. "La amenaza terrorista que amenazaba nuestro territorio, aunque no ha desaparecido totalmente, en parte se ha aliviado".

Y otro motivo "es que, sencillamente, ustedes han cumplido su misión", dijo.