El ex presidente de la mayor aerolínea privada de Bolivia acusó al gobierno y a su hermanastro de una supuesta confabulación para provocar la quiebra de la compañía y sacarla del mercado.

"Quien está detrás de todo esto es el gobierno", declaró desde Miami Humberto Roca, ex presidente de AeroSur, al diario El Deber al referirse a la grave crisis financiera que obligó a la compañía a paralizar operaciones.

Implicó en el supuesto complot a su hermanastro Sergio Sanzetenea, actual presidente de la compañía residente en Argentina.

"Cuando se anunció la creación (en 2008) de una aerolínea estatal, yo me presenté ante el gobierno para decirles que muchos operadores no convenían porque el mercado era pequeño, pero ni me dejaron hablar", dijo en una extensa entrevista publicada el viernes.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo el viernes en rueda de prensa que "el gobierno no tiene nada que ver con lo que ocurre a Aerosur...El señor Roca debe responder a sus empleados, a la empresa y a las decenas de juicios que se abrirán en su contra para que resuelva los problemas que sembró".

Hundida en deudas por más de cien millones de dólares, AeroSur dejó de volar desde el lunes al no lograr renovar el alquiler del último avión que estaba en operaciones.

El viernes el sindicato de los 1.200 empleados que se hallan impagos en sus salarios hasta por siete meses anunció el inicio de un "proceso por quiebra", dijo en rueda de prensa el dirigente Jorge Toro.

"No tenemos otra salida, hemos apoyado para que la empresa salga a flote pero no hay resultados y por lo menos queremos cobrar lo que nos deben", dijo.

Roca acusó antes a Sanzetenea de haberle despojado de sus acciones en AeroSur cuando tuvo que salir del país el año pasado debido a un juicio por supuesto enriquecimiento ilícito.

Sanzetenea respondió desde Buenos Aires a través de avisos en la prensa que Roca se llevó de la compañía millones de dólares, lo que precipitó la crisis en la única aerolínea boliviana que operaba vuelos internacionales además de nacionales.

El ministro de Transportes Wladimir Sánchez sostuvo que Roca sacó del país 37 millones de dólares. "Es cierto que hice transferencias a Miami, pero es por los activos que vendí en Bolivia", dijo Roca.

A través de su oficina de prensa el despacho de Sánchez dijo que analizaba las declaraciones de Roca.

El presidente Morales sostuvo el jueves que el descalabro de AeroSur es una muestra de que "el (empresario) privado no sirve para administrar".

AeroSur inició operaciones en 1992 tras la quiebra de la estatal Lloyd Aéreo Boliviano, creció rápido pero su situación cambió con el ingreso al mercado de la estatal Boliviana de Aviación (BoA) creada por Morales con subvención estatal.

La crisis se precipitó después que la oficina de impuestos confiscó los ingresos diarios por venta de pasajes por deudas impositivas. Las negociaciones con un empresario estadounidense para sacarla a flote no dieron resultado.

Más de 2.000 pasajeros perdieron sus pasajes comprados en forma anticipada.