El primer ministro ucraniano, Mykola Azárov, subrayó hoy que su predecesora en el cargo, Julia Timoshenko, actualmente encarcelada, "es culpable" y "responsable" de los cargos de abuso de poder, y adelantó que no espera grandes apoyos para ella durante la Eurocopa de Polonia y Ucrania.

Timoshenko "es responsable de que nuestro país haya pagado el doble que Alemania por el gas" ruso, recordó Azárov en una entrevista con la radio pública polaca.

La ex primera ministra y actual líder de la oposición ucraniana fue condenada a siete años de prisión por abuso de poder a causa de ese precio desventajoso del gas importado desde Rusia que el Gobierno de Timoshenko acordó con Moscú en 2008.

Sin embargo, Timoshenko denuncia ser víctima de una persecución ordenada por el actual presidente y su antiguo rival, Víctor Yanukóvich, que busca apartarla de la vida política e impedirle participar en las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales.

"Los ucranianos entienden porqué Timoshenko es culpable", añadió Azárov, quien considera que no habrá grandes actos en apoyo de la ex primera ministra ucraniana durante la próxima Eurocopa.

Lo cierto es que varios políticos europeos han declarado que no van a viajar a Ucrania para asistir a los partidos de sus selecciones en señal de protesta por los supuestos malos tratos que viene recibiendo en prisión la ex mandataria ucraniana.

Sin embargo ayer el primer ministro de Polonia, país que organiza la Eurocopa conjuntamente con Ucrania, aseguraba en Bruselas que la canciller alemana, Angela Merkel, sí asistirá a los partidos de su selección tanto en Polonia como en territorio ucraniano, a pesar de que anteriormente se había dicho que la mandataria germana no viajaría a Ucrania.

La polémica sobre el estado de Timoshenko, de 51 años, se desató a causa de recientes fotografías donde ella aparecía con hematomas en brazos y estómago, causados, según fuentes cercanas a la propia política, por sus guardianes.

"Si ellos (los políticos de la Unión Europea) creen en las fotos en los periódicos con lo que se consideran golpes, y sacan conclusiones de eso sin esperar a las pruebas forenses, entonces estamos ante una actitud frívola", dijo Azárov.

"¿Cómo puede el nivel de las relaciones entre los Estados depender de las imágenes en un periódico? Esto es, cuanto menos, parcial", lamentó.

El actual primer ministro ucraniano también subrayó que las supuestas masivas protestas en Kiev en apoyo de Timoshenko no son más que pequeñas concentraciones de "15 ó 20 personas" con carteles.

"¿Son eso realmente protestas?", se pregunta Azárov.