El huracán "Bud", primero de la temporada en la cuenca del Pacífico, puso en "alerta naranja" (peligro alto) a tres estados de México, pero no se espera que produzca lluvias intensas en la zona occidente del país, dijeron a Efe fuentes meteorológicas.

El ciclón, que es aún de categoría 2 en la escala Saffir-Simpson (de un total de cinco niveles), podría perder en horas esa categoría y pasar al nivel 1 antes de tocar tierra esta noche.

"En el transcurso de la tarde se espera que pierda fuerza y pase a ser categoría 1 y en la noche esté impactando (...) toda la costa occidental de lo que es Jalisco ya como tormenta tropical", explicó a Efe Pamela García, portavoz del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El organismo prevé que el ojo de "Bud" alcanzará la costa mexicana entre las 21.00 y 22.00 hora local (entre 2.00 y 3.00 GMT del sábado) a la altura de Manzanillo, en el estado de Colima, agregó la experta.

En el último boletín emitido a las 10.30 hora local (15.30 GMT) el SMN mantiene un índice de peligrosidad "fuerte" y una zona de alerta desde Punta San Telmo, en Michoacán, hasta el puerto de San Blas, en Nayarit.

Sin embargo, señala que el ciclón, ubicado 150 kilómetros al oeste-suroeste de Manzanillo, un puerto que está cerrado al tráfico marítimo desde ayer, "se debilita gradualmente".

A diferencia de los intensos huracanes que llegan a México por la cuenca del Atlántico, "este trae poca lluvia" y el pronóstico es que no deje precipitaciones superiores a los cien litros por metro cuadrado, agregó García.

Ello debido a que "Bud" es "de los primeros (huracanes) de la temporada" y a la época del año, de transición de primavera a verano, con el mar un poco frío.

"Como no está tan caliente el mar, la evaporación no es tan fuerte", sostuvo García, lo que hace que los ciclones se formen rápido, pero también se degraden muy deprisa.

Por otra parte, el Sistema Nacional de Protección Civil informó que los estados de Michoacán, Colima y Jalisco están en "alerta naranja"; Nayarit, en "amarilla" (peligro moderado), Guerrero, en "verde" (bajo), Oaxaca y la zona sur de Sinaloa, en "alerta azul" (mínimo).

En Jalisco fueron suspendidas las clases de 150.000 alumnos de educación primaria, preescolar y secundaria de once municipios, entre los que están Cihuatlán, Puerto Vallarta y Cabo Corrientes, entre otros.

En el estado de Colima, vecino al anterior, el director operativo de Protección Civil, Ricardo Usúa, dijo que esta tarde tampoco irán a clase los alumnos y que cinco inmuebles de cada municipio están listos para ser reconvertidos en albergues si fuera necesario.

"Ya está notificada la gente de la zona costera y de cauces de los ríos" sobre la llegada del meteoro, que dejará "precipitaciones, viento y oleaje en la parte de la costa", añadió el ingeniero mexicano.

En Michoacán ya está lloviendo en poblaciones costeras como Coahuayana, Caleta de Campo y el puerto de Lázaro Cárdenas, indicaron a Efe fuentes de Protección Civil.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reforzó su presencia en Jalisco con 700 personas más de las habituales para atender posibles contingencias y mantiene activo desde ayer su plan de operaciones ante emergencias (DN-III).

En tanto, la cartera de Desarrollo Social "instruyó a sus delegados a coordinar las acciones de prevención con las autoridades de Protección Civil Estatal y la Comisión Nacional del Agua (Conagua)" para "otorgar ayuda de forma inmediata y oportuna a la población que lo requiera".

Finalmente, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) desplazó a la zona de potencial impacto a 983 trabajadores, 141 vehículos terrestres, 108 grúas, 2 helicópteros y 6 vehículos todoterreno para atender posibles desperfectos en el tendido eléctrico.

El SMN, que depende de la Conagua, prevé unos 13 ciclones para la actual temporada en el Pacífico, que se inició el 15 de mayo y culminará el 30 de noviembre.