El Gobierno de Evo Morales acusó hoy a Estados Unidos de haberse convertido en un "laboratorio" desde donde "corruptos, narcotraficantes y delincuentes" bolivianos, en supuesta complicidad con ese país, inventan acusaciones en su contra.

"Parece que Estados Unidos se habría convertido en el laboratorio de las acusaciones de corruptos, narcotraficantes y delincuentes contra funcionarios bolivianos", dijo en una rueda de prensa el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

El ministro replicó así al expresidente de la aerolínea privada Aerosur Humberto Roca, crítico del presidente Morales, que denunció desde Estados Unidos que el Gobierno boliviano fue parte de una trama con otros socios para quitarle su paquete de acciones.

Aerosur, que es su momento fue la aerolínea más importante de Bolivia, paralizó todas sus operaciones en medio de una crisis financiera y deudas por más de 210 millones de dólares con el Estado y sus proveedores.

Roca, investigado en Bolivia por supuesto enriquecimiento ilícito, dijo al diario El Deber "que quien está detrás de todo esto es el Gobierno" que, en cambio, le ha acusado de haber desfalcado la compañía para quebrarla.

Según Quintana, "es un recurso muy fácil para los delincuentes que acumulan fortunas en Bolivia y se escapan a Estados Unidos" acusar "a algún funcionario" boliviano de sus problemas.

Citó el caso del exjefe antinarcóticos de Morales, el general René Sanabria, condenado por narcotráfico en EE.UU., que denunció en una carta difundida esta semana que hay funcionarios del Gobierno supuestamente relacionados con el tráfico de drogas.

"Fíjense en el caso de Sanabria, un narcotraficante que acumula fortuna con el narcotráfico, que es pillado en Panamá, se lo llevan a Estados Unidos y él o en su nombre se escribe una carta acusando a funcionarios del Gobierno", criticó Quintana.

También mencionó al excandidato presidencial y exgobernador de la región central de Cochabamba Manfred Reyes Villa, que reside en EE.UU. desde 2010 y se declara víctima de una "persecución política" de Morales.

Quintana acusó a Reyes Villa de haber acumulado una fortuna ilegalmente y de huir a Estados Unidos cuando lo descubrieron, para luego usar, a su juicio, la misma "coartada" que Roca y Sanabria.

"¿Qué pasó? ¿Hay complicidad entre los delincuentes, narcotraficantes y corruptos con funcionarios de Estados Unidos para acusar al Gobierno de Bolivia?", se preguntó el ministro.

Desde que llegó a la Presidencia por primera vez en 2006, Morales ha acusado varias veces a Washington de conspirar contra él para derrocarlo y por ello expulsó en 2008 al entonces embajador Philip Goldberg y a la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA).

Desde entonces, los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos no tienen relaciones a nivel de embajadores, aunque en 2011 firmaron un convenio para mejorarlas y concretar las nuevas designaciones.