La policía costarricense ha decomisado entre enero y mayo un total de 6,7 toneladas de cocaína, más del doble de la droga incautada en el mismo periodo del año anterior (2,6 toneladas), informó hoy el ministro de Seguridad, Mario Zamora.

El ministro explicó en una rueda de prensa que este es el resultado de operaciones coordinadas en tierra, mar y en las fronteras, "que demuestran que Costa Rica está haciendo bien su trabajo" de lucha contra el narcotráfico.

La policía ha detenido en los primeros cinco meses del año a un total de 199 personas por tráfico de drogas, 53 de los cuales son extranjeros, principalmente nicaragüenses (14), colombianos (13), cubanos (9), guatemaltecos (5) y panameños (3).

Además, las autoridades han decomisado 2,2 millones de dólares relacionados a la actividad del narcotráfico, de acuerdo con un informe oficial.

Para Zamora, lo más importante de estas cifras es que no son producto de uno o dos grandes decomisos, sino de múltiples golpes a grupos locales e internacionales de distinto tamaño.

Desde enero han sido constantes los anuncios de decomisos en las fronteras con Nicaragua y Panamá, detenciones de lanchas, especialmente en el Pacífico, de camiones en el interior del país, y de personas comúnmente llamadas "mulas" en los aeropuertos.

El ministro ha reconocido que Costa Rica es un territorio en el que operan representantes de carteles de Colombia y más recientemente de México, responsables de traficar cada año unas 900 toneladas de cocaína desde Suramérica hasta Estados Unidos, usando Centroamérica como puente.